EL NUEVO SIGLO TODAVÍA NO IMPONE MODAS

EL NUEVO SIGLO TODAVÍA NO IMPONE MODAS

Quienes hace algunos años creían que la llegada del nuevo milenio traería consigo nuevas formas de vestir estaban equivocados.

06 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En la ficción quedaron la imágenes de las películas que mostraban la moda del nuevo siglo como ropas apretadas de colores brillantes y accesorios estrafalarios Llegó el 2000 y no hay una moda diferente a la de años anteriores. Ni siquiera en materia de colores la cosa cambió, pues los mismos oscuros o neutros son los preferidos tanto de los diseñadores como de los usuarios a la hora de escoger el vestuario para la oficina.

Una de las pocas cosas que están cambiando sean las texturas de algunos materiales. Cada vez se imponen más las mezclas de materiales naturales con fibras sintéticas que permiten adaptarse mejor a los tiempos modernos en el sentido que no requieren de las antiguas labores de planchado y almidonado y en este sentido buscan descomplicarle la vida a los usuarios.

Es el ejemplo de lo que está ocurriendo con las corbatas, con la revolución del tejido de punto y las prendas sintéticas que han revolucionado el vestuario femenino tanto en lo formal como en los informal.

En el primer caso se están imponiendo materiales que presenten o den la apariencia de relieve o que sean rugosas. Esto ha reemplazado en las corbatas los estampados y figuras por los efectos propios de los tejidos que actúan en tercera dimensión.

Un paso más allá en materia de corbatas lo constituyen las corbatas elaboradas en hilo, similares a las que hace dos décadas se utilizaban.

De todas maneras, para los representantes de Versace en Colombia, próximamente volverán a tomar el aire las corbatas clásicas con arabescos, franjas o rayas.

En el segundo caso, están siendo aceptados los sastres elaborados con telas que tengan brocados y otras alternativas como las mangas campana.

Lo que sí parece estar totalmente fuera de moda son las minifaldas y mucho más para las mujeres de baja estatura o pasadas de kilos.

En faldas se imponen la altura tres cuartos con abertura en algunos casos , o las faldas largas y rectas.

El público Y es que los colombianos y colombianas, según Versace, en materia de moda siguen siendo conservadores y clásicos y aceptan con dificultad la llegada de las denominadas modas de vanguardia o que se salgan de los parámetros de la moda normal .

Por eso siguen de moda las camisas para hombre en un solo tono o a rayas con cuellos puntudos o estilo francés.

Los vestidos preferidos para los ejecutivos siguen siendo los de tres o cuatro botones y con solapas altas, aunque se están volviendo a utilizar los que tienen dos botones. Cada vez tienen menos espacio las chaquetas cruzadas .

Una moda que no se ha impuesto en el país o que por lo menos hasta ahora ha entrado de manera tímida es la de los vestidos raya tiza es decir, con una delgada línea blanca en fondo azul o negro, para los dos sexos.

La tendencia en zapatos para hombre no ha cambiado pues indistintamente se usan los de punta cuadrada o redonda aunque hay una mayor tendencia hacia las gamuzas y los acabados novedosos en el cuero.

Los que mandan la parada Por estos días los nombres más famosos del diseño están lanzando sus colecciones de otoño e invierno y no hay grandes aportes a la moda del nuevo milenio.

La nueva colección de Kenzo presentó faldas simétricas con sedas japonesas con orquídeas estampadas, combinadas con pulóveres y pantalones de samurai.

Colores mudos y neutrales --gris, caqui y negro-- se mezclaron con violetas y escarlatas en parches sobre medias de piel de animal.

Suéteres con capucha, chaquetas sastre con largas faldas abiertas en el costado dieron a esta dinámica colección una riqueza propia.

El diseñador italiano Giorgio Armani exhibió su traje clásico refinado hasta su más pura esencia con líneas más sensuales para las mujeres.

El propio Armani dijo que inventar una nueva historia con las características de su estilo para el 2000 es mucho más difícil que simplemente rehacer el Armani de los años pasados.

La colección de este diseñador estuvo dominada por pantalones rectos de cómodo y delgado ajuste en la cadera para una silueta clara y sexy , dijo.

Trajes con sacos bien definidos, casi esculpidos, estaban cubiertos por capas de terciopelo o accesorios como grandes pañuelos.

Junto con los trajes, cruzados o de una sola hilera de botones, presentó combinaciones de suéter y pantalón también idóneos para la noche, como un pantalón de seda con un bordado de flores en colores claros, combinado con un holgado y cómodo suéter.

La línea de Prada presentó una colección de faldas, abrigos y pequeños shorts, así como lana de colores apagados en los vestidos, con cinturas ajustadas y amplias faldas, aunque también venían en una versión más ceñida.

Por su parte, Oscar de la Renta sorprendió a todo el mundo con su colección para el próximo otoño y dejó a los espectadores admirados con conjuntos que revelaban toques fastuosos e impactantes, plumas de avestruz, lentejuelas y pompones.

De la Renta, que llega a un público de altos estratos de la sociedad, colocó en sus trajes de día tonos vino tinto, café y caramelo, acompañados con finísimos abrigos de cachemira. También presentó chaquetas de lana impermeables tirolesas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.