HISTORIAS DE JEQUES Y CAMIONEROS

HISTORIAS DE JEQUES Y CAMIONEROS

A tres semanas de que la Opep decida aumentar la oferta petrolera tras un año de duro recorte, el balance es el de jeques satisfechos y conductores damnificados en todo el mundo.

06 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En lugares como Bolivia, Guatemala y hasta en el centro de la mismísima Washington se han presentado bloqueos y amenazas de camioneros pidiendo a sus gobiernos alivios en las tarifas de los combustibles.

El pasado 22 de febrero, 500 tractomulas de 18 ruedas desfilaron por las calles del centro de la capital de Estados Unidos, generando en enorme atasco del tráfico.

El lunes 27 de marzo, la Opep discutirá si el recorte continúa, se disminuye o se acaba, pero los principales impulsores de esa decisión, Arabia Saudita, Venezuela y México (que no pertenece a la Opep), acordaron la semana pasada promover un aumento en la producción, aunque no señalaron cuándo ni cuánto.

Las monarquías del medio oriente, y los demás productores de petróleo, grandes y pequeños en todo el mundo, incluida Colombia, han visto crecer sus ingresos de este negocio, gracias a que el precio del crudo se triplicó en 12 meses con la reducción de la oferta.

Pero los consumidores de los derivados del petróleo, incluso en países productores como la misma Colombia, han tenido que pagar cada vez más por los combustibles.

En términos del analista Johannes Benigni, representante de la PVM Oil Associates de Viena, se trata de un paraíso para la industria petrolera , contra tiempos duros para los automovilistas.

El analista dice, además, que así continuarán las cosas incluso con el aumento previsto en la oferta, pues las reservas han caído y probablemente el aumento de la oferta coincida con un aumento de la demanda pues los consumidores deberán recomponer sus reservas.

De esta manera, Benigni ve los precios entre los 25 y 28 dólares por barril.

Las reservas han alcanzado el nivel más bajo desde 1996, mientras que la demanda es de unos 5,27 millones de barriles más alta que entonces, comenta Benigni.

Jequecitos latinos Venezuela: obtiene tradicionalmente la mitad de sus ingresos fiscales a través de las exportaciones petroleras. Esta cifra se vio mermada en los últimos años tras la caída de los precios que llevaron a la cesta venezolana por debajo de los ocho dólares en febrero de 1999. Afectada por esta baja, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) aportó al fisco sólo 4.448 millones de dólares en 1999.

Sin embargo, ahora, apoyada en el incremento de los precios, PDVSA aspira casi a duplicar este aporte y entregar al fisco unos 7.000 millones de dólares a fines del 2000.

El presupuesto del Estado venezolano para el 2000 es de 25.650 millones de dólares y fue calculado con el barril a 15 dólares.

México: el alza del barril del crudo tiene básicamente efectos fiscales, ya que el petróleo (a pesar de que durante 1999 las exportaciones se ubicaron por encima de 1,5 millones de barriles diarios) representa menos del 10 por ciento del total de ingresos de divisas.

Por el contrario, los impuestos sobre el petróleo (y en especial las exportaciones) equivalen al 32 por ciento de los ingresos fiscales incluidos en el presupuesto nacional.

Para el proyecto de gastos e ingresos del 2000 el gobierno estimó un valor promedio de la cesta petrolera mexicana de 16,50 dólares por barril.

Ecuador: el fisco ecuatoriano recibirá una importante inyección de recursos. El precio del crudo ecuatoriano llegó a 26,43 dólares este mes, el más alto que haya recibido desde 1989 cuando se ubicó a 16,20 dólares el barril. Un funcionario de la estatal Petroecuador indicó que el fisco recibirá por esta alza alrededor de 100 millones de dólares no presupuestados .

Ecuador explota un total de 391.000 b/d. La exportación esta fijada en 277.000 b/d.

Los planes de explotación petrolera previstos para el 2000 en Ecuador estiman que se producirán unos 141 millones de barriles de petróleo.

Colombia: con una producción de 800.000 b/d, recibió positivamente el aumento del precio internacional del crudo. Un estudio de Ecopetrol, indica que por cada dólar que aumente el precio del barril, Colombia tiene ingresos adicionales por 85 millones de dólares.

El incremento de los precios le reportará al país ingresos extras por 2.600 millones de dólares, según declaró Alberto Calderón, presidente de Ecopetrol.

Con esos ingresos el Gobierno puede financiar el déficit con recursos internos , sin recurrir a préstamos externos. Colombia colocó el año pasado en los mercados internacionales 126 millones de barriles del crudo, con ingresos por 3.700 millones de dólares.

Camioneros Brasil: el aumento de los precios del petróleo en el mercado internacional acarreó un alza del cinco por ciento de los combustibles para el consumidor brasileño a comienzo de año.

En 1999, el precio de la gasolina en las refinerías sufrió un aumento de 73 por ciento, en tanto que el gasoil subió un 70 por ciento, lo que se tradujo en un aumento del 40 por ciento para el consumidor.

Uruguay: el ministro de Planeamiento y Presupuesto, Ariel Davrieux, señaló que la inflación (que en 1999 fue de 4,17 por ciento) superaría el por ciento en el 2000 por el alza de la cotización del petróleo, que provocó el aumento del precio de los combustibles en enero.

Perú: un funcionario de la estatal PetroPerú señaló que anualmente se importa petróleo por unos 240 millones de dólares.

Nicaragua: el precio del combustible registró un aumento del 40 por ciento. Estos aumentos han incidido en los costos internos del transporte, el gas licuado y algunos otros productos, aunque este efecto no ha sido medido por las autoridades.

Chile: importa el 95 por ciento de su insumo de petróleo. Tiene un mecanismo para evitar las oscilaciones de su precio interno: el Fondo de Estabilización del Petróleo (Fep), creado en 1991, subsidia gradual y parcialmente el costo al consumidor, para atenuar el impacto en la economía y efectos inflacionarios.

Aun así, en febrero los reajustes de los combustibles precipitaron un alza de 13 por ciento en el transporte público, que, según estimaciones, agregará algunas décimas el índice general de precios al consumidor.

Guatemala: los combustibles sufrieron un incremento de 50 por ciento en los últimos 12 meses, sin que se hayan reajustado las tarifas del transporte.

Argentina: según entidades del transporte y dueños de estaciones de servicios, entre julio del año pasado y enero de 2000, los combustibles se encarecieron en un 61 por ciento.

Bolivia: la Confederación Nacional de Choferes de Bolivia (CNCH) amenazó el viernes con rechazar el alza de los precios de los carburantes, sujeto a las oscilaciones del mercado internacional, con un paro de implementación automática .

Producto del incremento del precio internacional del barril de crudo, en febrero el litro de gasolina subió de 2,97 a 2,98 bolivianos (poco menos de medio dólar); el diesel de 3,02 a 3,05 bolivianos y el metro cúbico de gas doméstico de 1,48 a 1,49 bolivianos.

Dispuesto a evitar se disparen los precios de los carburantes, La Paz promulgó hace dos semanas una ley de incremento del Impuesto a los Consumos Específicos, que gravó con un 5% el consumo de gaseosas, cigarrillos, bebidas alcohólicas, vehículos de lujo y otros productos suntuarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.