UNA MUJER QUE RECONSTRUYE VIDAS

UNA MUJER QUE RECONSTRUYE VIDAS

Hace más de treinta años la vida de Jeannette Perry de Saravia está al servicio de las personas discapacitadas que no cuentan con los recursos necesarios para su rehabilitación. Esa dedicación hecha realidad a través de la Fundación Procirugía Reconstructiva, Cirec, que ella dirige le sirvió para ser elegida anoche como Mujer Cafam año 2000.

08 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Su historia comenzó en 1961 cuando siendo estudiante de fisioterapia comprendió que más allá de la recuperación física de los pacientes que habían sufrido la pérdida de una de sus extremidades, era necesario llevar a cabo una rehabilitación integral que facilitara su reincorporación al mundo laboral.

Fue así como en el garaje de su casa creó un modesto taller de confección y tejidos a donde llevaba a los pacientes del Hospital San Juan de Dios para que recibieran entrenamiento en labores y comenzaran el proceso de revinculación a la vida familiar y productiva.

Siguiendo por ese camino, en 1976 creó la Fundación Cirec, con la idea de ayudar a pacientes que necesitaran implantes de válvulas, arterias, reemplazos de cadera u otros elementos extraños en el organismo y años después, a raíz de la tragedia de Armero, asumió la rehabilitación de cientos de damnificados de ese desastre natural y consolidó su fundación como una de las más eficaces y apreciadas en Colombia.

La muerte de uno de sus hijos (por causa de una enfermedad que ella ayudaba a combatir: el cáncer de fémur) en lugar de desanimarla, la motivó a poner todo el empeño necesario para sacar su trabajo social adelante. Misión que cumple a cabalidad y por la que fue postulada como representante de Bogotá.

Anoche, en ceremonia que contó con la asistencia de la Primera Dama, Nohra Puyana de Pastrana, recibió el Premio Mujer Cafam que este año llega a su decimosegunda versión, en ceremonia realizada en el Club El Nogal de Bogotá.

Además de la vencedora, se eligieron dos menciones de honor del grupo de 21 finalistas presentadas este año. Fueron para Mariela Palomino Fernández, Mujer Cafam del Meta, por su dedicación para conseguir la atención de pacientes de escasos recursos económicos, e Inocencia Lemos de Uribe, del departamento del Chocó, por su labor como líder cívica de Quibdó.

El resto de mujeres postuladas fueron: Antonia Agreda, del Amazonas; Clarita Duperly de Restrepo, de Antioquia; Esther Olinda Hernández, del Atlántico; la hermana Ana Graciela Pinzón, de Boyacá; María Doris Marín, de Caldas; Regenel Sarria, de Cauca; Olga Riaño de Valle, del Cesar; Noemí Martínez, de Córdoba; Inés Elvira Pineda, de Cundinamarca; María Zanobia Orozco, de la Guajira; la hermana Berta Serna, del Huila; Edna Daisy Padilla, del Nariño; la hermana María Sara Quintero, de Norte de Santander; Piedad del Carmen Cañar, de Putumayo; Olivia Velásquez, de Risaralda; Romelia Reyes de Martínez, de Santander; Martha Luzmila Bernal, del Tolima, y Adriana Eufemia Abadía, del Valle.

Además de la Primera Dama, el jurado nacional que eligió a la ganadora estuvo conformado por Nydia Quintero de Balcazar, Ana María Busquets de Cano; María Teresa Peresson de Riaño; Elvira Cuervo de Jaramillo, y Juan Lozano Ramírez.

Por primera vez, se entregó el Premio de Oro a la Mujer Cafam a Nydia Quintero de Balcazar, por su trabajo a favor de los sectores más desprotegidos.

Foto Jeannette Perry de Saravia, de Bogotá, Mujer Cafam del año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.