PRIMERAS PISTAS POR CRIMEN DE CRISPINIANO QUIÑONES

PRIMERAS PISTAS POR CRIMEN DE CRISPINIANO QUIÑONES

El asesinato del general (r) Crispiniano Quiñones Quiñones, ocurrido el pasado domingo 27 de febrero a las 8:30 de la mañana en La Vega (Cundinamarca), comenzó a esclarecerse ese mismo día y a los pocos minutos del crimen, por una llamada celular.

08 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En la comunicación interceptada por la Policía un hombre reportó: Misión cumplida en La Vega . El resultado de la acción lo recibió el comandante Geovanni , el jefe guerrillero que asumió en 1995 el ala militar del frente 22 de las Farc, que opera en la Provincia del Río Negro, en el norte de Cundinamarca.

Ese hombre ( Geovanni ) ordenó el crimen del señor general , aseguró el comandante de la Policía Cundinamarca, coronel Jaime Bonilla. Según la Policía, Geovanni ordenó matar al general (r) Quiñones, ex comandante de la XIII Brigada, por liderar, junto con otros finqueros, una férrea oposición a los planes extorsivos de las Farc en la zona. El alto oficial frecuentaba en esa área su finca de recreo.

Según los primeros resultados de la investigación policial, los dos sicarios que ejecutaron el plan criminal llegaron a La Vega 12 horas antes del asesinato. Arribaron el sábado 26 de febrero, a las 8 de la noche, en una motocicleta de alto cilindraje, de colores amarillo y negro. Se hospedaron en un reconocido hotel y solo salieron a la calle principal de esa población, ubicada a 54 kilómetros de Bogotá, al otro día, hacia las 8 de la mañana del domingo.

La habitación En su habitación dejaron una tula azul oscura, de lona. En ella, la Policía encontró unas gafas para motociclista, unos guantes negros, un pote de crema dental, dos cepillos de dientes, dos chaquetas de cuero, un recorte de periódico que habla de los parrilleros (conductor de motocicletas de sicarios) y el cargador del celular interceptado.

También a las 8, hora en que los sicarios abandonaron el hotel, el general (r) Quiñones salió de su finca, ubicada a diez minutos del centro del municipio. A las 8:15, luego de dejar a su esposa en la misa dominical, se dirigió, en compañía de su mayordomo, a la veterinaria Los Novillos , ubicada sobre la calle tercera del municipio.

A las 8:30, uno de los pistoleros entró a la veterinaria, se le acercó por la espalda al oficial, lo tomó del cabello y le pegó tres tiros en la cabeza.

El cabrillero encendió la motocicleta enduro , de 125 centímetros cúbicos, y así los dos sicarios emprendieron la huida. Luego abandonaron la moto en un paraje solitario de San Antonio, ubicado a unos 15 minutos de la veterinaria.

Allí se subieron a un carro y se escaparon por la vía que conduce a Fusagasugá. Minutos más tarde, la Policía interceptó la comunicación entre uno de los pistoleros y Geovanni . Al día siguiente, diez personas llamaron al comando de Policía Cundinamarca para entregar información sobre las exigencias extorsivas de Geovanni y dar pistas de su paradero.

Así las cosas, la Policía dispuso un comando de contraguerrilla para buscar el rastro de Geovanni . La tarde del viernes pasado, el jefe guerrillero murió en las montañas de La Peña (Cundinamarca). Allí se enfrentó a las autoridades. En el episodio perdieron la vida otros dos guerrilleros y cuatro policías.

Un subversivo capturado en esa acción, conocido con el alias de Jeremías , ayudó a identificar a Geovanni y contó que el jefe subversivo había enviado con otro combatiente los 20 millones de pesos para pagar el crimen del general (r) Quiñones. Pero que el emisario se perdió con la tula llena de plata.

También confesó que ese frente tenía la orden de ampliar su radio de acción en materia de extorsión en Cundinamarca. Esa denuncia la hizo esta semana el gobernador de Cundinamarca, Andrés González Díaz. Hay una escalada de secuestros y extorsiones, tanto por parte de la guerrilla como de la delincuencia común , dijo González.

Según la Policía, en los últimos tres meses han sido capturados en el departamento 30 extorsionistas, siete de los cuales vacunaban a comerciantes y hacendados de Fusagasugá. En esa región, perteneciente a la provincia del Sumapaz, operan los frentes 52 y 55, y la compañía Abelardo Romero de las Farc.

Aunque la Policía da por un hecho que las Farc asesinaron al general, las Fuerzas Militares no descartan que el oficial hubiera sido víctima de una banda de delincuentes comunes dedicados a la extorsión. Esperaremos los resultados de la investigación , dijo en su momento el general Fernando Tapias, comandante de las Fuerzas Militares.

El crimen del general (r) Quiñones se suma al de los generales Carlos Julio Gil Colorado, asesinado por las Farc el 19 de abril de 1994, en Villavicencio y Fernando Landazábal Reyes, ocurrido el 12 de mayo de 1998, en el norte de Bogotá.

FOTOS: 1. El pasado 28 de febrero se realizó en Bogotá el sepelio del general (r) Crispiniano Quiñones.

William Fernando Martínez/EL TIEMPO 2. Alias Geovanni

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.