HAY DEMASIADA INTOLERANCIA

HAY DEMASIADA INTOLERANCIA

El peor problema está en la terquedad y la intolerancia de la gente de Bogotá, que no quiere saber de cosas escabrosas pero a la vez tan alarmantes como el sida, dice el padre Bernardo Vergara, el sacerdote eudista que, con lágrimas de dolor, tuvo que enfrentar el hecho de que discriminaran a cinco de sus niños con sida en un colegio distrital.

08 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

La magnitud de un terremoto o de las masacres es cuantificable, pero no la de la tragedia del sida , recuerda el padre, que ya no maneja cifras ni de muertos ni de donaciones.

Sin embargo ayer soltó una bomba numérica: de las 75.000 donaciones de sangre que se recibieron cuando sucedió la tragedia de Armenia, cerca de 17.000 resultaron seropositivos Foto del Padre Bernardo Vergara.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.