UN MUNDO FELIZ

UN MUNDO FELIZ

Rompió su silencio el ex presidente Gaviria, con un documento que aunque no todos interpretan de la misma manera, se convirtió en una bolsa de agradables sorpresas para tirios y troyanos.

09 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

El propio Mauricio Vargas director de Cambio, a quien estaba dirigida la carta a pesar de salir regañado está muy feliz porque logró revolver el avispero liberal, y sobre todo por haber sacado a su ex jefe de esa especie de madriguera en que se escudaba para pasar agachado. Gaviria, en efecto, ha convertido al silencio en un instrumento de influencia y respetabilidad en un país donde los políticos, más que los peces, siempre mueren por la boca.

El segundo premio le tocó a Andrés Pastrana quien, también, anda feliz. Más de uno había interpretado la discreción de Gaviria como una señal de alejamiento con el Gobierno, que se había iniciado con algunas frases de su último discurso en Bogotá, interpretadas por un noticiero de televisión como un banderazo a la oposición. En su misiva a Cambio, el actual Secretario General de la OEA retomó la convocatoria que había hecho a comienzos de la administración, en el sentido de apoyarla en su empeño por superar la crisis nacional.

Y también se mostró partidario de que se mantenga la participación de los lentejos, frase que le aceleró el ritmo cardíaco a Pomáricos y compañía, en vísperas de las campañas de alcaldes y gobernadores, cuando estaban urgidos de un guiño de esta magnitud para defenderse de copartidarios que en la competencia local van a buscar el favor del electorado con un endurecimiento de la oposición al gobierno Pastrana.

Pero los oficialistas, para variar, también están felices. Unos, como Luis Guillermo Vélez, porque Gaviria se mostró partidario de la socialdemocracia. Asociado al neoliberalismo por la apertura de la economía y las privatizaciones de su cuatrienio, el hecho de que ahora apoye la orientación que le han dado al partido Serpa y María Emma, es quitar un obstáculo en el camino de una eventual unión futura.

Hasta el propio Serpa parecía feliz. A pesar de unos dardos cuyo destino no es del todo claro, pero que podrían interpretarse como dirigidos a él, Gaviria apoyó la consulta como mecanismo para escoger al candidato liberal. Para nadie es un secreto que a la hora de apelar al voto, Serpa tiene una enorme ventaja, porque goza de un amplio apoyo popular. El aval a la consulta, de alguna manera, implica que el gavirismo se uniría a la candidatura ganadora. La sola hipótesis debe tener muy contento a Horacio.

No está menos sonriente Juan Manuel Santos. Las líneas que le dedica el ex mandatario a la Constituyente le vienen como anillo al dedo: la respalda, solicita que no sea motivo de divisiones adicionales, y exige que la discusión pase de las peleas personales a la lucha ideológica. Santismo puro.

Ha sido muy lúcido el doctor Gaviria. En un país tan dividido y enredado en disputas pequeñas, ha enviado un mensaje que tiene algo positivo para cada quien, acompañado de unos pocos jabs matizados y llenos de sin embargos que no alcanzan a poner en tela de juicio la afirmación de que no pertenece a ninguno de los clubes de odios que hoy, por desgracia, dominan la política nacional. Por algo será que samperistas de primera línea salieron a candidatizarlo como jefe del partido.

(El único damnificado de la historia terminó siendo este pobre columnista, invitado a un entierro en el que no tenía velas. Públicamente me he retirado de la política y he buscado refugio en la empresa privada para reencontrarme con mi vocación de analista independiente. Sin embargo, salí censurado por falta de criterio en decisiones públicas del pasado, que fue el argumento que encontró el doctor Gaviria para quitarme de encima el veto con que quisiera castigarme alguno de sus seguidores. Veto que, por cierto, no tiene ninguno de los ex funcionarios del gobierno del revolcón que hoy trabajan en los medios de comunicación.) rodripar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.