PRUEBA DEL BOMBÓN

PRUEBA DEL BOMBÓN

Qué hace un niño cuando le muestran unos deliciosos bombones y le dicen que si espera 20 minutos puede comerse dos, y que puede coger sólo uno si no es capaz de esperar? El experimento es bien interesante porque muestra la autodisciplina y la habilidad de saber demorar la gratificación. El sicólogo Walter Mischel lo realizó en los años 60 y 70 con niños de 4 años de edad, en Stanford, y con un seguimiento de 14 años hasta la adolescencia.

09 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Los resultados descubren una notable diferencia emocional, social y académica entre aquellos niños que de una vez fueron por el bombón y aquellos que supieron esperar con acciones como estas: jugar, cantar, conversar, cerrar los ojos o intentar dormir. Al final de la secundaria, esos niños fueron observados y las diferencias en la conducta eran evidentes: la mayoría de los que habían resistido la tentación eran adolescentes más competentes en el plano social, personalmente eficaces, seguros de sí mismos y capaces de enfrentar las frustraciones de la vida. No se derrumbaban ante los problemas, soportaban las presiones y afrontaban desafíos en lugar de renunciar; confiaban y eran confiables, tenían iniciativa y se comprometían.

Sin embargo, una buena parte de los que fueron de una vez por un bombón, 12 o 14 años más tarde tenían rasgos sicológicos preocupantes: tendían a ser poco sociables, tercos, indecisos y perturbados por las frustraciones. Con una mala autoestima, desconfiados y resentidos por no obtener lo suficiente, propensos a los celos y la envidia, irritables, bruscos, exigentes y provocadores.

La prueba del bombón nos dice si a un niño lo forman para tener disciplina, no hacer siempre lo que quiere sino lo que conviene y ser capaz de decir no, aunque haya tentaciones y presiones. Algo que aprende del ejemplo de sus padres y de un amor que fija límites, evita la sobreprotección y educa en el autodominio. En efecto, sin estos valores, lo que se crea es un grupo de indomables emperadores y de marionetas que se mueven al vaivén del facilismo y el hedonismo.

En la China los llaman los pequeños dragones , fruto de una generación de hijos únicos, arrogantes, exigentes y dominantes. Por eso, papás, no críen pequeños dragones , ya que los malos de hoy, de niños fueron de una vez por su bombón y, ahora, chupan droga, alcohol, el erario público o lo que sea. Y, claro, también se van detrás de cualquier bombón aunque estén casados. Pobrecitos!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.