PIRATAS TERRESTRES ERAN ESTUDIANTES DE SOGAMOSO

PIRATAS TERRESTRES ERAN ESTUDIANTES DE SOGAMOSO

Una noticia que trajo tranquilidad a duitamenses y santarroseños fue la que entregó en la mañana del pasado primero de febrero el comandante del IV Distrito de Policía, mayor José Javier Vivas Báez.

07 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Ese día el oficial dio cuenta de la captura de cinco delincuentes oriundos de Sogamoso, entre ellos tres estudiantes, que conformaban una banda dedicada a la piratería terrestre y que durante el último mes estuvo sembrado el miedo entre los usuarios del servicio de transporte de pasajeros, como también de los conductores de vehículos particulares, que utilizan las vías que de Duitama conducen al norte de Boyacá.

En algunos parajes de Paipa, Belén, Soatá, Tibasosa se registraron varios casos en que un grupo de encapuchados, bien armados, a altas horas de la noche, instalaban un retén para atracar a los ocupantes de cuanto vehículo, particular o de servicio público, se atreviera a pasar por allí. De esta forma se apoderaron de buena cantidad de dinero en efectivo, relojes, joyas, teléfonos celulares, chaquetas y demás elementos valiosos que llevaban conductores y pasajeros.

Inicialmente las víctimas de estos casos no formularon la respectiva denuncia lo que impidió a las autoridades asumir las medidas de control. Solo cuando los hampones decidieron utilizar de manera reiterada durante los fines de semana la vía Duitama-Santa Rosa de Viterbo para instalar estos retenes y los atracados informaron al IV Distrito de Policía lo ocurrido, se montó el operativo de rigor, que en la madrugada del pasado primero de febrero dejó resultados positivos. Una oportuna llamada telefónica al comando del IV Distrito, que informó que los delincuentes estaban en plena acción, permitió que el dispositivo que se tenía preparado se ejecutara a cabalidad.

En flagrancia A la 1:30 de la madrugada, en el sitio conocido como La Arenera, límites de Duitama y Santa Rosa de Viterbo, agentes del IV Distrito de Policía capturaron en flagrancia a la banda de piratas terrestres, de la que hacían parte dos menores de edad, estudiantes de bachillerato de un colegio de Sogamoso y un universitario de la misma ciudad.

A esa hora los delincuentes tenían instalado un retén y habían bloqueado el paso de 15 automotores, de los cuales los ocupantes de un bus y tres vehículos particulares ya habían sido atracados.

Los delincuentes esperaban obtener un buen resultado con este retén dado que en la madrugada de este día eran numerosos los vehículos que se movilizaban por esta vía, especialmente transportando mercancías y productos agrícolas para el mercado de Duitama.

Con piedras, arbustos y otros elementos habían taponado la vía. Los antisociales provistos de armas de fuego intimidaban a sus víctimas, a quienes maltrataban verbalmente mientras los despojaban de sus pertenencias.

Cuando los uniformados hicieron presencia hubo un intercambio de disparos, resultando herido en forma leve en las piernas uno de los asaltantes, quien resultó ser menor de edad, estudiante de bachillerato de un conocido plantel educativo de Sogamoso. A éste se le encontró en su poder un revólver calibre 32 largo, una sobaquera porta-arma y la suma de 567 mil pesos, en billetes de diferentes denominaciones, al parecer, producto del ilícito.

Colaborador El estudiante herido, mostrándose arrepentido de hacer parte de esta banda, colaboró con las autoridades informando quiénes eran sus compañeros y el sitio donde se hallaban. Efectivamente, al final de la cola de vehículos que se aprestaban a asaltar fueron sorprendidos y capturados otro menor de edad, estudiante de secundaria en un colegio de Sogamoso, y los mayores de edad Rubiel Elí Giraldo Holguín, de 25 años; Efraín Hernández Pérez, de 22 años, soltero, y Edgar Pérez Trujillo, de 21 años, todos oriundos de Sogamoso.

Los integrantes de esta banda se movilizaban en un vehículo taxi Chevette, de placas XGA-176 de Sogamoso, conducido por Rubiel Elí Giraldo Holguín. En poder de estos sujetos se encontraron los siguientes elementos: seis relojes de diferentes marcas, una navaja multiusos, una esclava tejida en oro, dos teléfonos celulares, tres pares de gafas oscuras, cuatro chaquetas de diferentes marcas y tres chaquetas en cuero, lo mismo que una escopeta hechiza recortada calibre 16 -marca Remington-, la suma de 265 mil pesos y un maletín de lona en el que llevaban varias camisetas que utilizaban para cubrirse el rostro.

Como hecho curioso se destaca que horas de la noche del pasado 15 de enero, en la vía Belén Soatá, unidades de la Policía Nacional detectaron la presencia de delincuentes, los que al sentirse descubiertos emprendieron la fuga dejando abandonadas dos capuchas y una escopeta hechiza similar a la que fue encontrada a la banda de piratas terrestres capturada el primero de febrero, Las informaciones obtenidas por las autoridades de policía descartan que los integrantes de esta banda tengan que ver con grupos subversivos o paramilitares. Es delincuencia común , dijo en forma afirmativa el mayor José Javier Vivas Báez, quien agregó que desde el momento en que se formularon las primeras denuncias se empezó a montar el operativo que finalmente dio el resultado que hoy brinda tranquilidad a los habitantes de la provincia del Tundama.

(Recuadro) Para tener en cuenta El comandante del IV Distrito de Policía, mayor José Javier Vivas Báez, frente a la ocurrencia de este clase de hechos pidió a los ciudadanos tener en cuenta las siguientes recomendaciones: *Denunciar la presencia de sospechosos o el registro de un atraco ante la autoridad más cercana al sitio donde se presente el hecho.

*Las parejas de enamorados que suelen transitar a altas horas de la noche por sitios despoblados, abstenerse de hacerlo.

*Los conductores de vehículos particulares deben abstenerse de recoger desconocidos en la vía.

*No hacer caso omiso de obstáculos o piedras que encuentre sobre la vía. Conviene reversar para informar a la autoridad más cercana para que establezca el porqué se obstaculiza la vía.

*Instaurar denuncia ante autoridad competente por los casos sucedidos.

*Tratar de fijarse al máximo de las características físicas de los individuos que cometen el delito y del vehículo que utilicen.

*Denunciar la presencia recurrente de vehículos y personas sospechosos en un determinado sitio, donde no suele ser normal que ésta se de.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.