LA GASOLINA DEJÓ DE SER UN BUEN NEGOCIO

LA GASOLINA DEJÓ DE SER UN BUEN NEGOCIO

Los distribuidores de gasolina del país lanzaron una voz de alerta al Gobierno nacional: si no se combate el contrabando de combustible y se aumenta el margen de ganancia muchas estaciones terminarán por desaparecer.

10 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

La denuncia la hizo el presidente de la Federación Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo, Fendipetróleo, Parmenio Cuéllar, quien señaló que diariamente ingresan al país 20.000 barriles de gasolina de contrabando procedentes de Venezuela.

Pero este es solo una parte del problema. Muchas distribuidoras tienen un margen de ganancia muy pequeño y para mantenerse en el mercado deben recurrir al lavado de carros y a la venta de aditivos y alimentos. A ello se suma la inseguridad en las principales del país. Sobre estos temas dialogó el dirigente gremial.

Cuál es la situación de las estaciones de gasolina? La situación del sector es muy difícil porque la rentabilidad es muy precaria. La tasa de rentabilidad del capital invertido para el total de las estaciones de gasolina es apenas del 1,6 por ciento cifra muy inferior si se tiene en cuenta que un estudio contratado en julio de 1996 por el Ministerio de Minas y Energía y Ecopetrol demostró que una rentabilidad aceptable para las estaciones de combustible debería estar entre 11 y 12 por ciento, El problema es crítico particularmente para las estaciones pequeñas (las que venden menos de 100.000 galones) ya que tienen una rentabilidad negativa de 0,9 por ciento. En el caso de las estaciones medianas (entre 100.000 y 250.000 galones) la rentabilidad es del 3,4 por ciento y para las estaciones grandes (más de 250.000 galones) la rentabilidad es de 3,6 por ciento.

Es decir que están trabajando a pérdida? Muchas estaciones de gasolina sobreviven gracias a la venta de otros productos como lubricantes, accesorios, lavado y mantenimiento de carros, servicios de balanceo y hasta minimercados, con el fin de compensar la crisis que vive el sector, más si se tiene en cuenta que por la recesión económica la venta de combustible el año pasado disminuyó 18 por ciento. Ya la venta de gasolina dejó de ser el buen negocio de hace unos años. Tener una estación no significa que se está ganando plata a montones.

Cuál es la propuesta al Gobierno para mejorar el margen de rentabilidad? En diversas oportunidades le hemos dicho al Gobierno que el sector minorista necesita un aumento del margen que sea superior a la meta de inflación, que para este año es del 10 por ciento, porque la reciente alza que se hizo no alcanzó a cubrir los mayores costos de los distribuidores. Nuestra petición es justa si se tiene en cuenta que estamos prestando un servicio público y además, recaudamos impuestos sin que se nos pague un solo peso por ello. El Gobierno debe reconsiderar nuestra posición porque estamos en una situación verdaderamente insostenible, especialmente las estaciones pequeñas que representan el 66 por ciento del negocio.

A cuánto debería subirse ese margen? Actualmente es de 143 pesos por galón de gasolina pero tal como están las cosas consideramos que debería aumentar a por lo menos 240 pesos.

Otro problema para los distribuidores es el contrabando de gasolina sí se está controlando? El contrabando se está convirtiendo en un problema de grandes proporciones no solo para los distribuidores sino para el propio Estado que está perdiendo el 100 por ciento de los impuestos. Por ejemplo, en Nariño, donde se consumen 5 millones de galones al mes, en febrero apenas se llegó a un consumo de 3,7 millones porque los restantes (1,3 millones) entraron de contrabando.

Y ni que decir de la zona fronteriza con Venezuela. Por ese país entran alrededor de 20.000 barriles diarios de gasolina de contrabando.

Que ha pasado entonces con las medidas de control en las zonas de frontera? A la directora de Impuestos, Fanny Kertzman, que es una excelente funcionaria le sucede lo que al director del Impec: una cosa es él y otra muy diferente la guardia. No todos los funcionarios están cumpliendo con el control en las zonas de frontera. El 85 por ciento del contrabando pasa por el puente de Cúcuta y de Rumichaca pagando peajes a funcionarios corruptos. Todo el mundo sabe por donde pasa la gasolina de contrabando y a que horas, menos la policía aduanera.

Por eso planteamos tres alternativas: que el Gobierno cree en las zonas de frontera comités de vigilancia conformados por la Dian y los distribuidores mayoristas y minoristas para controlar el contrabando; hacer convenios con Ecuador y Venezuela para que crear cupos de compra y venta en las estaciones de servicios a ambos lados de la frontera, y fijar un precio diferencial de venta en estas zonas para que la pérdida para el Estado sea menor.

Inseguridad en alza Otro problema para las estaciones de gasolina es el creciente nivel de inseguridad en las principales ciudades del país. Sólo en Bogotá, según Fendipetróleo, son atracadas diariamente entre cuatro y cinco distribuidoras.

La delincuencia común se aprovecha teniendo en cuenta que las gasolineras manejan permanentemente dinero en efectivo, que están a la intemperie y que muchas de ellas no cuentan con una adecuada vigilancia. Otras quedan en sitios apartados.

Por ello el gremio insiste en que los prioritarios acciones más efectivas por parte de la fuerza pública para castigar a los delincuentes más si se tiene en cuenta que en el país existen alrededor de 2.300 estaciones de combustible.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.