CIGARRILLOS, CADA VEZ MÁS DIFÍCILES DE PROMOVER

CIGARRILLOS, CADA VEZ MÁS DIFÍCILES DE PROMOVER

Las regulaciones en Estados Unidos han convertido a los fumadores en una especie de parias sociales. Ahora, las tabacaleras, también se hallan igualmente aisladas en el mundo del marketing.

10 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Si no, pregúntenle a Philip Morris, que lanzará en abril su primer producto nuevo desde un acuerdo con distintos estados de EE.UU. que impuso severas restricciones a la forma en que se pueden anunciar los cigarrillos.

Hace dos años, cuando el gigante tabacalero lanzó sus Marlboro Ultra Lights de bajo contenido de alquitrán, la foto de la cajetilla estaba por todas partes: en vallas, en autobuses y hasta en los letreros que se exhiben en los taxis. Pero la historia de Marlboro Milds, un nuevo cigarrillo mentolado, sin duda será diferente.

Philip Morris ha indicado que para atraer a los consumidores se concentrará en materiales publicitarios colocados en las tiendas, donde sólo pueden promover dos características del producto, y en los anuncios para revistas que diseñe la agencia Leo Burnett.

Los anuncios mantienen la imagen de los vaqueros de Marlboro, y tienen fotografías de grano grande teñidas de azul. Una muestra unos pies cruzados, con botas texanas. Otras, una filarmónica. El lema es sencillo:nuevo mentolado Pero el desafío va más allá de promover un producto con límites publicitarios. Philip Morris, firma que domina el mercado de cigarrillos en EE.UU., no ha logrado triunfar en el sector de los mentolados, donde sólo acapara el 25%.

El mentolado preferido por los fumadores estadounidenses es Newport, de la empresa Lorillard Tobacco, seguido por Salem, de R. J. Reynolds Tobacco. En tercer lugar está la marca Kool, de Brown & Williamson.

Por otra parte, un 40% de los fumadores de mentolados son miembros de las minorías, por lo que los movimientos antitabaco están alertas ante cualquier intento de hablar directamente a negros o latinos. Se trata de un segmento extremadamente competitivodice Susan Ivey, vicepresidenta de marketing de Brown & Williamson. Y ahora, ante las restricciones para la promoción masiva del tabaco, las empresas del sector han sido obligadas a usar programas de marketing especializados para llegar a los consumidores.

Andrew J. Schindler, director y principal ejecutivo de R. J. Reynolds, coincide en esto.

Desde el acuerdo con los gobiernos estatales, vender cigarrillos ha evolucionado hasta convertirseun juego en el que hay que ser más selectivo y concentrarse en quiénes son los posibles consumidoresindica.

En este sentido, su empresa se está apoyando en el correo directo y en actividades especiales en las que sus representantes puedan hablar cara a cara con los consumidores.

Gordon Fairclough

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.