ECONOMÍA DE LIBRE MERCADO

ECONOMÍA DE LIBRE MERCADO

Las autoridades monetarias han tomado algunas decisiones en los últimos meses. La más importante, fijar el techo a las tasas de interés de usura en 26,09 por ciento, que los banqueros interpretan como la mínima aceptable.

09 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Dentro de esa lógica parasitaria que mueve a la banca colombiana, de tiempo atrás vienen aplicando una fórmula para trepar por encima de los techos permitidos, y consiste en la entrega de un paquete , integrado por cuenta corriente o de ahorros, tarjeta de crédito y tarjeta débito, no importa que el usuario no necesite nada más que un simple crédito. Pero, como la necesidad tiene cara de perro según reza el adagio popular, el pobre solicitante tiene que firmar lo que le pongan por delante, aunque, entiendo, existen normas que prohiben este tipo de prácticas.

Aquí sí que sería importante que la apertura dejara de ser retórica y se homologaran las tasas de intermediación a los estándares internacionales. Ya que todo lo copiamos del primer mundo, copiémosle esto también y exijámosle a los bancos extranjeros que a última hora han llegado, que contribuyan con su tecnología, su servicio al cliente y, lo más importante, con tasas de interés acordes con las que obtienen en sus países de origen, en lugar de llegar a Colombia frotándose las manos ante la perspectiva de apoltronarse cómodamente a disfrutar de las condiciones que una estructura oligopólica como la de la banca colombiana les permite.

Del otro lado -el de los clientes- es necesario que los usuarios del sistema financiero conozcan sus derechos, que la Superintendencia Bancaria inicie una campaña de divulgación sobre los mismos con el propósito de tener unos cuentahabientes informados no solo sobre sus obligaciones sino de que existen unas instituciones que los protejen.

Una economía de libre mercado debe actuar como un sistema de vasos comunicantes de igual calibre, cuyo contenido líquido es lo que produce la sociedad en su conjunto. De manera que las utilidades del sector financiero deberían ajustarse al resto si se quiere un comportamiento uniforme.

Más ilustrativo sería decir que la economía es como un banquete en el cual los invitados son los diferentes agentes vinculados a la producción circulación y consumo de bienes y servicios, bajo la supervisión de un administrador quien vela porque a todos se les sirva de acuerdo con sus órdenes. Los comensales se alimentan para volver a producir y poder pagar su derecho a ocupar su puesto en la mesa. Pero, aquí en Colombia, lo que se ha visto es que el sector financiero en su voracidad se atraganta a tal punto que deja a los demás mirándolo impávidos, con hambre, y sin posibilidad de comprar su tiquete para la próxima comida. Es cuando el único invitado se da cuenta de que se ha quedado sólo debido a que el administrador se ha dedicado a complacerlo a él únicamente.

Manuel A. Ramírez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.