DURA PELEA POR EL SACRIFICIO DE GANADO

DURA PELEA POR EL SACRIFICIO DE GANADO

La entrada en funcionamiento en Villavicencio del más moderno frigorífico del país tensionó el mercado de ganado bovino en Bogotá.

07 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Y aunque el Frigorífico del Oriente, como se llama esta empresa del Fondo Nacional del Ganado, está enganchado en una dura competencia con dos mataderos municipales por el mercado del sacrificio, ya su sola presencia es vista con recelo por los mataderos frigoríficos de la capital del país.

En el fondo está la lucha a muerte por el mercado del ganado bovino en una zona productora como el Llano, que aporta al país cerca de 400.000 cabezas al año. Solo por Villavicencio salen con destino a Bogotá unas 120.000 cabezas al año.

Se estima que el 60 por ciento del ganado sacrificado en los frigoríficos Guadalupe y San Martín provienen de fincas de Meta, Casanare, Guaviare y Vichada.

La nueva pelea es casada por los frigoríficos Guadalupe y San Martín, quienes señalan al Frigorífico del Oriente de estar haciendo competencia desleal. Ante la dura acusación, el frigorífico de Villavicencio ripostó con un descalificador golpe, pues demandó a los dos frigoríficos de bogotanos por incumplimiento de normas ambientales.

La demanda de competencia desleal, presentada ante la Superintendencia de Industria y Comercio, fue sustentada en el hecho de que el Frigorífico del Oriente es una industria construida con recursos del Estado como lo es la cuota de fomento ganadero y lechero, la cual también le permite ofrecer bajas tarifas por el sacrificio de ganado.

Joaquín Palou Trias, gerente del Frigorífico Guadalupe, explicó que el respaldo del Fondo Nacional del Ganado (FNG), que se nutre de la cuota de fomento, le entrega enormes ventajas al Frigorífico del Oriente.

Una de esas ventajas es el inicio de actividades con el obsequio del sacrificio de ganado y posteriormente el cobro de una tarifa muy barata, con la cual no tienen posibilidad de competir los frigoríficos de Bogotá.

Roberto Bruce, asesor jurídico del Fondo Nacional del Ganado, dijo que los recursos invertidos por Fedegán, entidad administradora del FNG, corresponden a la cuota de fomento ganadero y lechero.

Los recursos parafiscales como lo es la cuota de fomento ganadero y lechero -aseguró- tienen una aplicación muy particular, distinta a los recursos corrientes que maneja el Estado, porque los recursos del Estado son fiscales y provenientes de impuestos.

Sobre ese punto, la Ley 89 de 1993 que crea el Fondo Nacional del Ganado, ordena a la junta y a la entidad administradora utilizar los recursos de la cuota de fomento ganadero y lechero preferencialmente en (artículo 4o., numeral octavo) aportes de capital en empresas de interés colectivo dedicadas a la producción, comercialización e industrialización de insumos y productos del sector pecuario , explicó el abogado Bruce.

La misma Corte Constitucional, en el fallo que se refiere a las contribuciones parafiscales del sector de la seguridad social, señaló que esos recursos no son del Estado ni reciben el mismo tratamiento que los ingresos ordinarios, y lo que está haciendo la entidad administradora del FNG es devolverle esos recursos al sector a través de unas empresas que buscan beneficiar a los productores con la eliminación de la cadena de intermediación entre el productor y el consumidor. Y si eso trae como consecuencia que se regule el mercado, porque ya no es una o dos personas las que desarrollan una actividad, bienvenida sea , señaló el asesor jurídico.

Por su parte, el gerente del Frigorífico del Oriente, Hernando Parra Cuberos, manifestó que la construcción del frigorífico responde a políticas de fomento en las zonas productoras de ganado y no para los centros de consumo.

En su concepto, el frigorífico maneja tarifas de sacrificio diferentes y competitivas para Villavicencio y Bogotá. La primera es de 23.000 pesos y compite con las tarifas de los mataderos municipales que utilizan métodos artesanales.

La segunda tarifa es competitiva porque vale 34.000 pesos y el ganadero tiene que asumir el transporte de la carne en canal a Bogotá, mientras que la tarifa en la capital de la República asciende a unos 43.000 pesos.

En el fondo, dijo, hay miedo hacia Frigoriente porque es un frigorífico totalmente moderno y con tecnología de punta que no contamina el ambiente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.