HUECOS, ZORRAS Y OBJETOS VOLADORES:

HUECOS, ZORRAS Y OBJETOS VOLADORES:

Señor Director:

11 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

El pasado jueves 2 de marzo me desplazaba en mi vehículo a eso de la 1:00 p.m. por la calle 13 en dirección oriente-occidente. Cuando bajaba el puente de la mencionada calle con la avenida El Espectador, un objeto volador impactó contra el parabrisas del carro, atravesó el vidrio y vino a terminar incrustado en el techo del vehículo.

El objeto volador era ni más ni menos que un muelle o amortiguador que llevan las tractomulas y camiones en sus ejes traseros. Piénsese en una hoja curva de hierro, una especie de bumerán de 60 centímetros de largo con 6 kilos de peso. Aparentemente, el amortiguador fue arrojado por un vehículo pesado que se desplazaba en sentido contrario, y cuyo conductor ni siquiera se percató de la tragedia que hubiera podido haber causado. El amortiguador pasó a escasos 20 centímetros de mi rostro; de lo contrario, no estaría escribiendo esta pequeña crónica. Afortunadamente, tampoco iban pasajeros conmigo, que tal vez hubieran resultado mortalmente heridos.

Ya más calmado, he llegado a la conclusión de que vivimos en una ciudad donde la muerte nos acecha a cada momento por las circunstancias más inverosímiles, que serían siquiera impensables en cualquier país desarrollado.

He aquí algunas de estas: alcantarillas destapadas, puentes peatonales que se caen sin previo aviso, conductores imprudentes capaces de incendiar sus busetas con 30 pasajeros adentro, andamios que ocupan las aceras y que obligan al peatón a caminar por las avenidas, cables de alta tensión que se sueltan de los postes, cráteres lunares en las principales vías, zorras que se desplazan por los carriles de alta velocidad, y un parque automotor en tan mal estado que se va desarmando.

Hasta cuándo seguirá siendo Bogotá una ciudad donde nadie hace nada para evitar que simples circunstancias como las que mencioné se conviertan en verdaderas tragedias? Fabián Zambrano Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.