PLAN COLOMBIA PASÓ PRUEBA DE FUEGO

PLAN COLOMBIA PASÓ PRUEBA DE FUEGO

Esta semana era la prueba de fuego para el Plan Colombia. Tenía que obtener el primer visto bueno del Congreso de Estados Unidos y contar con el beneplácito, o por lo menos sin el absoluto rechazo, de la cúpula de las Farc. Y logró ambas cosas.

13 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

El jueves, la Comisión de Apropiaciones de la Cámara de Representantes del Congreso de E.U., aprobó en primer debate con 33 votos a favor y 13 en contra el paquete de ayuda a Colombia por 1.300 millones de dólares. El proyecto pasará probablemente la próxima semana a ser discutido en la plenaria de la Cámara con dos enmiendas antiparamilitares .

Si bien ese primer visto bueno del Congreso de E.U. era clave para el futuro del Plan Colombia, cuya estrategia antinarcóticos será financiada enteramente por E.U. y Colombia, la verdadera prueba de fuego era en el Caguán, ese mismo día.

Las Farc ya habían dicho que el Plan les parecía un plan de guerra antiinsurgente, dado que 1.000 millones de dólares del plan se invertirán en el fortalecimiento del Ejército.

Y aunque el gobierno de Pastrana ha sido claro en que esos batallones combatirán exclusivamente al narcotráfico, tampoco es un secreto que golpeando la principal fuente de financiación de las Farc se les está dando otro argumento para negociar la paz.

Por eso, algunos analistas temían que este jueves, la guerrilla decidiera romper nuevamente las negociaciones tras la presentación del Plan Colombia a cargo del director de Planeación Nacional, Mauricio Cárdenas y del Consejero Presidencial Jaime Ruiz. Pero no fue así.

En forma respetuosa, los guerrilleros formularon sus preguntas que giraban alrededor de dos puntos. El primero, era por qué invertir tanto dinero en batallones antinarcóticos si los narcotraficantes carecían de ejércitos, lo cual les hacía suponer que esos helicópteros serían usados en contra suya.

La segunda, era sobre los criterios que utilizará el gobierno para determinar cuáles cultivos ilícitos son industriales y por lo tanto fumigables, y cuáles pertenecen a simples campesinos. Estos serán erradicados y sustituidos por cultivos lícitos.

Al final de la presentación, Raúl Reyes , dijo que el Plan Colombia le seguía pareciendo un plan de guerra pero que sostendrían otras dos reuniones con el Gobierno para seguir discutiendo el Plan. También propuso llevarlo a la Mesa de Negociación. Propuesta que fue inmediatamente rechazada por Pastrana. Es un plan de Estado y no será llevado a la Mesa de Negociación , dijo el mandatario desde Chile, dónde asistía a la posesión del Presidente Ricardo Lagos.

Lo importante es que independiente de los reparos obvios que tendría las Farc al plan, la negociación arrancó en firme con la definición del empleo como primer tema a discutir y con la definición de la fecha para la primera audiencia pública, que será el 9 de abril.

Estas audiencias serán el mecanismo para que la sociedad le haga llegar sus propuestas a la Mesa de Negociación. Pero no será el único. Los organizadores de la campaña del No más! lanzaron ayer una iniciativa para que la gente le escriba a los actores armados exigiéndoles la paz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.