RAZONES PARA VOTAR POR EL SÍ EN LA CONSULTA

RAZONES PARA VOTAR POR EL SÍ EN LA CONSULTA

El 29 de octubre los ciudadanos de Bogotá podrán escoger cómo desean vivir en el futuro cercano. Pueden escoger un modelo de vida distinto al de hoy y distinto al de las demás ciudades del mundo; un modelo propio, más sostenible en lo ambiental y más igualitario en lo social .

22 de octubre 2000 , 12:00 a.m.

Así comienza un documento del alcalde Enrique Peñalosa que recoge sus principales argumentos en favor del sí a la consulta popular del próximo domingo, sobre la extensión de la restricción a la circulación de vehículos a seis horas, a partir del 2015, y la institucionalización del Día sin carro , desde el 2001.

Estos son algunos de esos argumentos: Mientras que otras ciudades ya se han organizado alrededor del uso masivo del automóvil particular, en Bogotá solo el 12 por ciento de la población se moviliza diariamente en automóvil. Para el 88 por ciento restante, nada cambiaría al aprobarse la consulta.

La temperatura de Bogotá es particularmente favorable. Caminar 10 cuadras a tomar un bus, o desplazarse 10 kilómetros en bicicleta no representa un sacrificio. Este no es el caso de muchas ciudades que en épocas del año tienen temperaturas excesivamente bajas o altas.

La alta densidad de Bogotá y las cortas distancias que esta implica, también es propicia al nuevo sistema.

Ejercicios de una gran participación ciudadana tales como al ciclovía, el Día sin carro o el Pico y placa , son antecedentes muy valiosos con los que no cuentan otras ciudades.

Una Bogotá sin carros a las horas pico permitiría hacer una sociedad más igualitaria en la que todos nos encontraríamos como iguales en el transporte público o en las bicicletas. El que el vicepresidente de una empresa se siente al lado de la aseadora de la misma empresa en el bus comienza a construir un nuevo respeto, una nueva solidaridad.

Habría aire más limpio; árboles más verdes, mucho menos ruido, ciudadanos más saludables.

Se ahorrarían muchos billones de pesos en la construcción y le mantenimiento vial. La Bogotá de hoy, con 32 mil hectáreas, tiene casi 15 mil kilómetros de vía carril; una distancia equivalente a la que hay entre Bogotá y Moscú. De construirse la ciudad de autopistas, suburbanizada, que ocupe toda la sabana, la red vial sería de decenas de veces mayor y el gasto público en construcción y mantenimiento de vías sería inimaginable.

Cada persona podría reorientar su gasto en el automóvil hacia educación, por ejemplo. Hoy entre una quinta y una cuarta parte del área de las viviendas de clase media está ocupada por los garajes. Las viviendas serían más económicas sin garaje, o el espacio que estos ocupan podría destinarse a otras actividades.

Las sociedades en donde la mayoría de los individuos recorren más de 100 kilómetros diarios en su automóvil, quemando un combustible no renovable, no son muy sostenibles. De hecho el sistema de transporte basado en el automóvil particular funciona solamente si unos pocos tienen automóvil. Si solamente Norteamérica, Europa, y unos pocos más lo hacen, no hay problema todavía. Pero si los chinos, indios, otros asiáticos, los africanos, latinoamericanos, también lo hacen, evidentemente el petróleo se agotaría mucho más rápido y su precio sería mucho más alto.

Bogotá funciona con base en el automóvil particular mientras que solo seamos unos pocos los que los utilizamos para nuestra movilización diaria. Per el día en que todos los que hoy desempeñan las tareas más humildes también se movilizan en automóvil, la ciudad se bloqueará por completo.

La consulta propone un período de 15 años antes de la implementación de la medida, para que nos preparemos, por ejemplo extendiendo las redes de Transmilenio y de ciclorrutas; también con el ejercicio de un Dia sin carro anual que plantea la otra pregunta de la consulta. Pero habría otros efectos.

De aprobarse, el mandato de la consulta tendría repercusiones poderosas en la estructuración urbana. Por ejemplo quienes estuvieran pensando en construir conjuntos residenciales en la mitad del valle del Sopó, tendrían que reconsiderar esta idea, puesto que el acceso a la ciudad desde estos desarrollos dependientes del automóvil particular se dificultaría.

La sociedad que construyamos hacia el futuro no será el resultado de un destino inalterable o de fuerzas ajenas a nuestro control, sino de una decisión consciente, educada, responsable. Si algo diferencia al ser humano de los demás de la creación es precisamente que no tiene que aceptar el mundo tal como lo recibe. Puede cambiarlo. Puede soñarlo y puede construir esos sueños.

VOCES CRITICAS Carlos Trujillo, consultor en temas de transporte, asegura que es surrealista que los ciudadanos de hoy legislen para el 2015, cuando muy seguramente otros sean los problemas que habrá que resolver: Hay que actuar desde ya en programas que permitan mejorar el sistema de transporte público. Lo del día sin carro es bueno, pero inocuo. Por qué no se hace un domingo como en Europa, en vez de afectar los días laborales? .

Juan Bocarejo, experto en transporte, considera que la pregunta del Pico y placa es altamente inconveniente, pues no se les puede poner una camisa de fuerza a las administraciones futuras. Lo que se debe hacer es continuar el camino que se comenzó con la red de troncales o generando alternativas de transporte no motorizado (ciclorrutas), pero no basar los programas en acciones coercitivas . No obstante, otra es la opinión de Bocarejo con respecto al día sin carros particulares: Creo que sería positivo para que la gente reflexione y se dé cuenta que hay otras alternativas de movilización .

Ricardo Montezuma, doctorado en Urbanismo, considera que la idea de la consulta es buena, pero no se justifica hacerla un día de elección. Principalmente si la gente no está bien informada y este es el caso. Igualmente, el día sin mi carro no aporta mucho, lo mejor es generar condiciones para que los ciudadanos tengan en cuenta en su vida cotidiana el impacto del carro particular en la ciudad , dice Montezuma.

Ricardo Cañón, concejal, considera que esta es una consulta light: A la gente se le debió preguntar sobre la priorización de los recursos o si quieren más seguridad, mejor salud y educación. No veo la trascendencia real de esto, sin embargo, sí veo una necesidad del alcalde de mirarse al espejo para que toda la gente se muestre de acuerdo con lo que hizo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.