Secciones
Síguenos en:
ES QUE MI MUJER NO HACE NADA!

ES QUE MI MUJER NO HACE NADA!

Con paupérrimos ingresos, menores al salario mínimo, niveles de analfabetismo del 18 por ciento, cabezas de familia en el 22 por ciento de los hogares y con un índice de 39 por ciento sin atención a la hora del parto, están las mujeres que habitan las áreas rurales de Cundinamarca.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de marzo 2000 , 12:00 a. m.

Así lo reveló un estudio elaborado por Beatriz Franco, de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica.

Adicional a lo anterior, ellas están sometidas a altos índices de violencia doméstica. A pesar de que la muerte por este aspecto es menor que la del hombre, se ha generado mayor vulnerabilidad entre quienes se ven desplazadas de su entorno, convertidas en jefas de hogar y obligadas a emigrar.

Qué hacen ellas? Es que mi mujer no hace nada!. Así, con tal desfachatez, se escucha el comentario en muchos sitios concurridos por hombres (bares, billares, ferias...) al referirse a sus cónyuges o compañeras permanentes.

Sin embargo, el estudio citado revela algunas de las labores realizadas exclusivamente por mujeres, divididas según cada uno de los roles que asume diariamente: Como ama de casa: cocinar (desayuno, almuerzo y comida), arreglo de ropa (lavar, coser, planchar y confeccionar), cuidado de los hijos (aseo, darles de comer y ayudar en las tareas escolares), arreglo de la casa (barrer, tender camas y trapear) y conseguir los insumos para cocinar (rajar leña, recolectar y cargar agua).

Como comerciantes de la producción de su finca, ellas venden productos agrícolas y leche, entre otros elaborados en casa como quesos y cuajadas.

En su rol como participante activa de la sociedad asisten a reuniones de padres de familia convocadas por los colegios, juntas de acción comunal, así como a cursos y charlas técnicas.

Cuando tienen algún tiempito para descansar, lo utilizan en labores manuales como hacer ruanas y cobijas y tejer sacos, que sirven para reforzar los ingresos de la economía familiar.

El rol productivo La mujer rural, en su relación con la producción está dedicada a la parte agrícola y ganadera.

En la primera se destacan la preparación de terrenos para siembra, la siembra misma y otras labores propias de los cultivos como fertilización, riego, control de plagas y enfermedades, lo mismo que en las trabajos de cosecha y poscosecha.

En la parte pecuaria, ellas cuidan de los animales en pastoreo e igualmente intervienen en otros trabajos como vacunar, ordeñar, controlar parásitos, alimentar animales, asear instalaciones, cortar colmillos y castrar, entre otras.

Este rol productivo está afectado por varios problemas relacionados con la comercialización de productos, la mano de obra y el uso del crédito.

La comercialización es un aspecto que genera incertidumbre debido a la inestabilidad de los precios de los productos agrícolas, labor de la cual se obtienen ingresos inferiores a los costos de producción.

La escasez de mano de obra es un problema ocasionado, en gran medida, por la migración de jóvenes a las ciudades, lo cual significa un alto costo de la poca mano de obra disponible, incrementan los costos de producción y disminución de los ingresos.

Este panorama está complementado por el problema que presenta el uso del crédito, el cual se caracteriza por el alto costo de los intereses.

Otros aspectos Dentro del estudio de género hecho por Corpoica se destacan otros puntos oscuros: En el caso específico de la jornada laboral en las familias dedicadas a la producción de papa, ellas trabajan mucho más, ya que fluctúa entre 16 y 18 horas, mientras que los hombre trabajan entre 13 y 15 horas.

En grado de escolaridad 66,5 por ciento de las mujeres han cursado primaria o bachillerato, mientras que el índice reportado para los hombres es de 80 por ciento.

Al hablar del descanso, el hombre lleva las de ganar, pues a esto dedica 8 por ciento más que la mujer, es decir, ella no solo trabaja más horas efectivas (2,2) que el hombre, sino que descansa menos.

En su relación con la comunidad, especialmente en las zonas frías de Cundinamarca, se sigue presentando desorganización de las comunidades rurales, aspecto asociado con patrones culturales donde prima más el individualismo que el sentido de integración y organización.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.