VICTORIA DE LA DERECHA CAMBIA LAS REGLAS DEL JUEGO EN ESPAÑA

VICTORIA DE LA DERECHA CAMBIA LAS REGLAS DEL JUEGO EN ESPAÑA

Lo que más ha sorprendido del resultado electoral del domingo en España es que, por primera vez desde la muerte en 1975 del dictador Francisco Franco, una colectividad de centroderecha (el Partido Popular, PP) haya alcanzado la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados y que, también por primera vez desde entonces, los grupos de izquierda, comandados por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), hayan obtenido su votación más baja.

14 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En los comicios, el PP logró 10,2 millones de votos, que le permiten hacerse con 183 escaños del Congreso de los Diputados, siete más de los que necesitaba para gobernar sin el apoyo de otras fuerzas (en 1996 había conseguido 9,7 millones de papeletas). El PSOE, por su parte, vio reducida su caudal electoral en 1,6 millones de sufragios.

Por qué semejantes cambios? Según el prestigioso diario La Vanguardia, de Barcelona, porque el PP ha asegurado con su gestión la estabilidad política del país, después de un periodo inestable que se prolongó entre 1989 y 1996 , correspondiente a los últimos gobiernos del socialista Felipe González, y también porque Aznar ha garantizado el crecimiento económico sin inflación y el ingreso de España en la moneda única europea .

Con la victoria de Aznar ha quedado claro además que los españoles ya no le temen a la derecha. El Gobierno de los últimos cuatro años los ha convencido de que los centroderechistas de España respetan las normas de la democracia y no están tentados a actuar de manera autoritaria.

Nuevas reglas La sacudida política provocada por la victoria de Aznar ha supuesto sin embargo, un duro golpe para la izquierda y los partidos catalanes primero porque el PSOE se quedó sin dirección después de la renuncia del candidato Joaquín Almunia como secretario general del partido, algo que se veía venir no sólo porque el programa ideológico no sintonizó con el electorado sino porque el partido nunca alcanzó su renovación. Mientras el PP modificó sus directivos hace más de una década, el PSOE ha mantenido casi a los mismos desde cuando en 1982 González llegó al poder. Y los votantes querían caras nuevas.

El PSOE afrontará su renovación en un congreso anunciado ayer para el mes de julio. El problema es que eso sacará de la fila de aspirantes a La Moncloa al hombre con el que el ex presidente Felipe González sueña para jefe del Gobierno español: el ahora responsable de la política exterior de la Unión Europea, Javier Solana.

Segundo, porque los comunistas de Izquierda Unida (IU) vieron confirmada su crisis pues su pacto con los socialistas no sólo no les reportó beneficios, sino que les supuso una pérdida de 13 escaños y pasar a ser la cuarta fuerza parlamentaria del país. Lo que hoy es objeto de un profundo análisis en la sede principal del partido por parte de sus dirigentes.

Finalmente, porque el partido Convergencia i Unió (CiU), la minoría catalana en la que Aznar se había apoyado para gobernar durante los últimos cuatro años y con el triunfo del PP vio frustradas sus esperanzas de seguir participando en la política del gobierno central español.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.