MUJER: UN POEMA QUE NO ACABA

MUJER: UN POEMA QUE NO ACABA

Hablar de las mujeres es un tema de nunca acabar, pues ellas en su condición de ser los seres que iluminan el lado oscuro de los hombres, siempre estarán en un sitio de privilegio que hará de ellas un manantial inagotable de sabiduría.

10 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Pero, aunque esa es la escencia que ellas reflejan, son muchos los obstáculos que han tenido que sortear para llevar esa condición de guías y forjadoras del destino de una sociedad.

Los últimos años han sido el escenario más propicio para representar este hecho. La búsqueda de la igualdad entre hombres y mujeres en aspectos tan cotidianos como el trabajo, el hogar, el estudio y la política, ha sido una prueba de que ellas van ganando la tarea.

Hoy ellas van a la oficina y comparten con su pareja labores como la cocina, la limpieza y la crianza de los hijos.

En la gran mayoría de países del mundo ellas tienen la oportunidad de capacitarse en el campo que desean y de participar en los procesos democráticos que, como en el caso de Colombia, estuvieron restringidos hasta mediados de siglo.

No obstante en muchos lugares del mundo sus victorias son contadas como en Afganistán donde hoy se presenta la violación de los derechos fundamentales de las mujeres bajo el régimen del Talibán.

Esta situación ha llevado a que celebraciones como la del Día de la mujer, recobren una significativa importancia. Pero, de dónde viene la celebración del Día Internacional de la mujer? Se celebra desde hace 92 años y su origen corresponde al día en que un grupo de obreras textiles en el Lower East Side de Manhattan se tomaron las calles para pedir jornadas de ocho horas de trabajo, igualdad de voto para la mujer y erradicación del trabajo infantil.

El 8 de marzo de 1917 en Petrogrado, Rusia, 90.000 trabajadoras iniciaron una huelga que marcó el fin de 300 años de dominación de los Romanov y el comienzo de la revolución rusa.

En la guerra de los géneros se ha aceptado de todo, por eso ellas han buscado diversas formas de expresar su rechazo a la actitud un poco machista y excluyente de una sociedad masculina.

Una de ellas, tal vez la más divertida, son los chistes feministas de los cuales LLANO 7 días les cuenta a sus lectores.

Qué dijo Dios después de crear al hombre? Puedo hacerlo mejor En qué se parecen los hombres a los caballitos de mar? En que se creen unos potros y son unos pescados.

Cómo volver loco a un hombre en la cama? Escondiéndole el control remoto Sabes que Edith se quitó de encima 80 kilos de grasa inútil? Y cómo hizo? Se divorció.

Reflexión saludable La doctora María Josefa Camargo Suárez, procuradora 30 de familia se ha querido vincular con la celebración del Día de la mujer, y ha hecho llegar a la redacción de LLANO 7 días un escrito que a continuación publicamos.

El día de la mujer, es la oportunidad propicia para recordar y exaltar el espíritu incansable que posee, su capacidad de sobrevivir la lucha por la vida, no solo en este tiempo sino en todos los tiempos.

Poseedora de cualidades tan contradictorias pero que se entienden si se aprecian las necesidades de su alma de mujer y de madre.

Como mujer ama y desea ser amada y en este trayecto de vida muchas veces sufre dolor, vergenza, golpes, venganzas, pero también conoce de alegrías, éxitos y felicidad.

Y qué no decir, al recordar especialmente el día de la mujer, a aquella que actualmente está batallando por su familia, sus ideales y su fe. La mujer desplazada por la violencia, sin importar ésta de donde venga.

Como madre cabe preguntar la maternidad es una condición femenina? es un deber? es una decisión?. Sea como fuere, cuando es madre lucha con fiereza y tesón por sus hijos, por ellos y para ellos vive, muchas veces dejando de lado su propia vida.

La que entrega sin condiciones ni compromisos aún hoy en día, en que muchas son sometidas y víctimas de la cruel violencia, pero que al momento de luchar por sus hijos demuestran un coraje y valor impensables.

Por estas y muchas otras cualidades es que la mujer es ejemplo de vida, de lucha, de amor, y para que sea solamente y no de odios y rencores, es que todas y todos debemos trabajar como gestores de paz, unidos desde nuestra propia raíz: la familia.

Solo así se construirá una Colombia con mujeres y hombres en paz, para la mujer es un reto más y, como muchos otros, no imposible de lograr.

María Josefa Camargo Suárez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.