LENTAS SOLUCIONES PARA DESPLAZADOS

LENTAS SOLUCIONES PARA DESPLAZADOS

Mientras el proceso de resocialización económica para las familias desplazadas por parte de las entidades gubernamentales es demasiado lento las cifras sobre el número de familias que cada año tiene que salir de sus parcelas en el Meta crece.

10 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Un muestreo de la Pastoral Social realizado en los últimos tres años sobre el desplazamiento en esta sección del país estableció que tuvieron que salir de manera forzada 1.231 familias, que agrupan a 10.131 personas, como consecuencia del conflicto armado que vive el país.

De acuerdo con ese sondeo, el año en que más se registraron desplazamientos fue en 1998 con el 51 por ciento, en 1997 el 37 por ciento y en 1999 el 12 por ciento.

En 1997 el desplazamiento tuvo como principal causa la masacre de Mapiripán y en 1998 las matanzas en Puerto Alvira, Puerto Oriente, Alto Tillava y Puerto Mosco, estas últimas poblaciones ubicadas en los límites entre el Meta y Vichada.

El año pasado el alto porcentaje giró en torno a los municipios ubicados en la zona de distensión y las poblaciones circunvecinas, entre ellas Puerto Lleras y Puerto Rico, donde se produjeron tomas de la guerrilla y por el reclutamiento de menores de edad por parte de los actores armados, aseguró la defensora del Pueblo regional Meta, Rocío López de Róbinson.

De acuerdo a los informes de los organismos de derechos humanos el actor armado que más influyó en estos tres últimos años en el desplazamiento fue la guerrilla, seguido de los grupos de autodefensa. Los bombardeos a poblaciones y la fumigación de cultivos ilícitos, en menor proporción, también están entre las causas que provocaron desplazamientos.

Para la Defensoría del Pueblo se cuentan entre los municipios expulsores, de donde salieron campesinos desplazados: Uribe, Vistahermosa, Mesetas, La Macarena, Puerto Rico, Puerto Lleras, El Castillo, Granada y Lejanías. En esta última localidad la administración ha realizado una labor importante que ha permitido que gran parte de la población retorne, dijo la defensora López de Róbinson.

A su vez, se cuentan entre los municipio receptores, donde han llegado desplazados: Fuentedeoro, Granada, Acacías, Guamal, San Martín y Villavicencio.

Sobre la política de resocialización económica de los desplazados la defensora del pueblo dijo que es muy lenta y puso como ejemplo el caso de el Incora que tiene previsto la reubicación de 134 familias, cuando ante esa entidad hay 695 solicitudes.

Así mismo, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar únicamente presta el servicio de asistencia durante los tres primeros meses que llegan los desplazados y después se quedan desamparados.

Otra de las dificultades es el exceso de trámites que piden entidades como el Inurbe para la entrega de recursos para vivienda. La funcionaria puso como ejemplo las solicitudes realizadas por familias afectadas de las tomas de la guerrilla en Puerto Rico y Puerto Lleras, que se quejan por esa causa.

Otra de las dificultades es la duda sobre la procedencia de los desplazados como lo señalaron algunos alcaldes en la reciente cumbre de mandatarios del Meta cumplida en Villavicencio.

Sobre el tema la defensora dijo que a partir de este año esa información la deberá manejar la Red de Solidaridad Social con el propósito de que defina con mayor celeridad la política de resocialización y el Gobierno Nacional destine mayores recursos para impulsar proyectos como el retorno de los desplazados a sus lugares de origen.

(Recuadro) De La Nohora a Porfía En un lote ubicado en el sector de Ciudad Porfía serán reubicadas las 102 familias de desplazados que desde el 28 de noviembre pasado ocuparon el lote la Nohora, ubicado en la vía a Acacías, frente a Bemposta.

La mayoría de estas personas proceden de los municipios de la zona de distensión, así como de Puerto Rico, Puerto Lleras, Puerto Concordia (Meta) y Mitú (Vaupés).

Según la Defensoría del Pueblo allí viven 275 menores de edad, de 0 a 14 años, la mayoría de los cuales están estudiando en Bemposta.

A su vez, el vocero de estas familias, Heverth Cabrera, dijo que por lo menos 40 niños no han encontrado un establecimiento donde estudiar.

Las condiciones en que viven estas familias son muy precarias, pues no cuentan con los mínimos servicios y algunos de sus habitantes se rebuscan en las plazas de mercado y recoge lo que salga, o trabajan como vendedores informales.

Recientemente la Red de Solidaridad exigió a la alcaldía de Villavicencio la explanación del lote donde serán reubicados, para desocupar el lote La Nohora, propiedad del municipio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.