EL NUEVO ARIEL

EL NUEVO ARIEL

El título de arriba nada tiene que ver con el hidroactivo jabón Ariel, aunque los suspicaces encuentren parecido. Sin duda, la reaparición de Jorge Ariel Infante ha despertado interrogantes e inquietudes en el medio político local.

03 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

El asegura tener una motivación espiritual . En principio, supongamos que así sea. Tal vez su paso por Hungría lo volvió místico. Budapest, su capital, es una ciudad culta y hermosa, con una parte antigua (Buda) con catedrales en sus colinas y otra moderna (Pest), atravesada por el Danubio.

Tiene ese país una campiña plana y embrujadora como nuestro llano, el bello lago Balaton, su mar; mujeres lindas, música rica desde las czardas gitanas hasta la clásica de Belabartok, valiosa literatura y el delicioso vino tokay o sangre de toro No creen los lectores que ese entorno es ideal para el arrepentimiento y crecimiento espiritual? Seguramente, la mayoría no lo cree así. Pero si les cuento que el idioma húngaro es la cuarta lengua más difícil y enredada del mundo y que eso ayuda más al aislamiento espiritual de un foráneo, pueda que le den un chancecito.

El ha dicho también que la región es muy débil en el contexto nacional y fácilmente negociable . Hungría fue invadida muchas veces, por eso es un país muy nacionalista y orgulloso que ondea su bandera por todas partes, y que ayudó a la caída del Muro de Berlín.

No creen que eso le haya provocado un ataque regionalista? Hoy el hombre invita a enarbolar la bandera de los ideales llaneros , nada que ver con lides electorales y negocios por posiciones . Tampoco le creen, verdad? Piensan que es carreta patriotera postiza.

Budapest es una ciudad muy organizada que cuenta con un moderno sistema de transporte y de servicios. Lo que le falta a Villavicencio y lo que podría gestionar una alcaldesa, que podría ser su cónyuge, pues, según él, la respuesta la tiene ella . Con esta afirmación rompió el espiritual descreste.

Es que Hungría posee una gran tradición en matemáticas y famosas facultades de ingeniería. Tal vez allí también mejoró su capacidad de cálculo, pero político y hoy lo pone a prueba echándole topografía al terreno político y al papayazo abonado.

Se habrá percatado que lo que se le achaca del pasado son pinches cosas frente a lo que después vino; que no hay liderazgo, que tiene opositores pero también seguidores que le podrían apostar a la presentación del nuevo Ariel. Su retorno y posición ha despertado el letargo político y ha puesto a pellizcarse a más de un cacique local.

*Investigador

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.