YA NO ES COMO LO PINTAN

YA NO ES COMO LO PINTAN

Quizá para perderle el susto, la televisión ha comenzado a presentar a Satanás como un ser divertido que sucumbe fácilmente ante el bien. Tentaciones, una comedia que está repitiendo por cuarta vez, La mujer en el espejo y Alejo son algunas de las producciones que han invocado a este temible personaje. Las actrices y los actores que los han encarnado cuentan cómo esquivaron sus tentaciones.

17 de julio 2000 , 12:00 a.m.

Endiablada y sexy Isabella Santodomingo se veía infernalmente sensual como Luzbella, en Tentaciones, la comedia de Caracol. Fue inolvidable, no solo porque se trataba de una historia para niños, sino porque era divertida. Nunca tuvo prejuicios para desempeñar este papel. Si uno piensa que un personaje lo puede afectar, lo mejor es no hacerlo . La actriz no cree en el diablo, pero sí en las fuerzas negativas y en algunas tentaciones deliciosas en las que admite haber caído varias veces.

Entre el bien y el mal Salomé fue una diabla tan tentadora como la primera. Para Nórida Rodríguez interpretarla fue una experiencia grata porque eran historias cómicas que involucraban a los niños. Salomé, a pesar de sus artimañas y sus atributos físicos, nunca consiguió vencer al ángel del bien. A Nórida jamás le sucedieron cosas raras porque no es supersticiosa y porque su mejormanageri es Dios.

Diablilla traviesa Cualquier mortal hubiese sucumbido a las tentaciones provocadas por Luzbuenona, una diabla dulce y tierna que nunca pudo doblegar al bien. Rosemary Bohórquez dice que todo fuechéverei y divertido. Salvo el día que llevaba un vestidito de baño negro, con cachos y cola y cuando salió a la calle, pasaba una procesión de señoras que celebraban el día de la Vírgen... La actriz no cree en el diablo personificado sino en las malas energías. Sin embargo, cada vez que comenzaba una escena, se encomendaba a Dios.

Un diabloYuppiei Lucía una fina gabardina oscura, conocía al dedillo los movimientos de la bolsa de valores y usaba un sofisticado celular. Ha sido el diablo más moderno de todos. Era un diablo yuppie , dice Salvo Basile al recordar su interpretación en La mujer en el espejo. Siempre he creído que el diablo es una representación esotérica que pretende justificar nuestras malas acciones. Particularmente soy católico y rezo todos los días. Claro que cuando hice este personaje, mis visitas a la iglesia eran más frecuentes. Pero no tuve miedo porque el de arriba es más inteligente que todos .

Libretos bendecidos Manuel Cabral es el diablo en Alejo. A él si que le han pasado cosas extrañas, como soñarse con el diablo rojo, con cachos y cola. Creo que interioricé mucho el personaje. Lo bueno es que era que me ofrecía bebidas, carros lujosos y bellas mujeres . Pero lo más asombroso le ocurrió cuando un sacerdote le regaló un Cristo bendecido por el Papa. Le sirvió para tranquilizarse, sobre todo después de verse reflejado en un espejo como el mismo diablo con el que soñó. Por eso él y Julio César Luna fueron a la parroquia del Divino Niño, en el 20 de Julio, para bendecir los libretos. Supersticiones? No porque llevo una vida espiritual tranquila , dice el actor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.