ELLOS TIENEN LA PALABRA

ELLOS TIENEN LA PALABRA

Después de insistir e insistir lo lograron: tienen una revista de circulación nacional, investigada, redactada y casi que diseñada por ellos. Allí publican los temas que desean y con el enfoque que deciden.

15 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Ahora, algunos de ellos tienen mucho más que eso. Pertenecen a un proyecto inusual: una escuela de comunicación creada por dos fundaciones y el periódico de mayor circulación en Colombia.

Camaleón, animal preferido Estar en un comité nacional de Camaleón significa trasnochar mucho, bostezar por el hambre y el cansancio y pasar cuatro días encerrados con 20 jóvenes. Todo para escoger el material que se trajo de cada ciudad y decidir si merece ser publicado o archivado.

Pese a este panorama los 202 integrantes del movimiento juvenil se pelean por asistir, pues son pocas las oportunidades de compartir con otro joven de un lugar diferente al suyo, y también pueden aprender técnicas para financiarse, como bazares y rifas, o para motivar la participación juvenil, como lunadas y foros.

Pero qué es Camaleón? Es una respuesta a la petición que hace seis años hizo un grupo de muchachos que participó en una investigación sobre la cultura juvenil colombiana , cuenta Julián Quintero, coordinador nacional del movimiento.

Esta solicitud la escucharon dos organizaciones preocupadas por hacer proyectos sociales: Fundación Fes y Fundación Restrepo Barco.

Los muchachos pidieron un medio para expresar libremente lo que significa vivir en un país como este y crear un vínculo entre todos los jóvenes colombianos. Más que una revista consiguieron una organización que muestra a adultos e incrédulos que ellos pueden hacer mucho más que comprar, escuchar música y ver televisión.

Aunque su tarea ha sido difícil, han visto los resultados: cerca de 3.000 muchachos de todo el país se han vinculado a la revista. Por eso, los integrantes de Camaleón son tan diversos como los colores de este animal. Provienen de todas las clases sociales y tienen diversas maneras de pensar y de expresarse.

El código de los jóvenes Que un joven de 18 años diga que quiere ser periodista es común, lo que no es común es que haya publicado una foto, un artículo o una página diseñada por él en el diario de mayor circulación de su país.

En Colombia, desde abril del año pasado, un grupo de muchachos pilos e inquietos por las comunicaciones ha conocido de cerca el trabajo en un periódico. Y no es que simplemente hayan ido a conocer las instalaciones. Es mucho más que eso. Se han capacitado con periodistas de gran trayectoria en talleres de diseño, redacción y fotografía; han compartido con ellos sus experiencias y han logrado publicar en las páginas del periódico.

Código de Acceso es el nombre de este experimento que les ha cambiado la vida y la forma de asumirla, y que los ha hecho ver el país con otros ojos. Pero este cambio no ha sido solo para ellos. La gente del periódico ha tenido que acostumbrarse a sus constantes preguntas y al ruido que producen cuando llegan a la redacción.

La idea nació gracias a Camaleón, pues los resultados que estaba produciendo el movimiento motivaron a Casa Editorial EL TIEMPO y a las dos fundaciones a crear un proyecto que capacitara a sus integrantes y mostrara lo que estaban haciendo.

Pertenecer a la escuela es un privilegio que implica un sacrificio. No es raro que a las 9 de la noche haya alguno de ellos trabajando en sus artículos, fotografías o diseños. La mayoría está estudiando y ha tenido que reorganizar su tiempo para poder ir a clase, investigar, pertenecer a Camaleón y estar con su familia, amigos y novios. Eso sin contar con los que viven fuera de Bogotá y como Mario Torres viajan dos horas diarias en bus desde Fusagasugá, población ubicada al suroccidente de Bogotá, para ir al periódico.

Dejar a un lado a la familia y amigos no es fácil, pero a veces vale la pena, y más cuando uno sabe que es por uno mismo, por hacer algo que a uno le gusta , comenta Johana Carrillo, del taller de redacción.

Como dice uno de los integrantes de Código de Acceso: es la machera estar metido en un proyecto como estos, donde solo se necesita tener ganas de hacer lo que uno quiere .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.