CONSENSO ECONÓMICO ENTRE LOS CANDIDATOS MEXICANOS

CONSENSO ECONÓMICO ENTRE LOS CANDIDATOS MEXICANOS

Cuando de política económica se trata, la diferencia más importante entre los dos principales candidatos en las elecciones presidenciales mexicanas de julio próximo puede medirse en grados de optimismo.

16 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Tanto Francisco Labastida, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), como Vicente Fox, del Partido de Acción Nacional (PAN), favorecen la disciplina fiscal, un banco central independiente, el libre comercio y una tasa cambiaria fluctuante. Ambos candidatos también prometen disminuir la burocracia y hacer más eficiente el sistema de cobro de impuestos. Y ambos quieren utilizar los ingresos tributarios adicionales ya cobrados para dar impulso a la educación, a la salud y a otros servicios sociales.

Fox, enérgico ex ejecutivo de Coca Cola Co. y gobernador del estado de Guanajuato, afirma que siguiendo estas políticas su gobierno elevaría el crecimiento económico de México a un 7% anual, creando 1,4 millones de empleos cada año. Labastida, burócrata de carrera de poco carisma y ex gobernador del estado de Sinaloa, ha dicho que, a su juicio, México es capaz de mantener un crecimiento anual del 5%, creando cerca de un millón de nuevos empleos cada 12 meses.

Dicen que no podemos lograr nuestros objetivos porque ellos no han sido capaces de hacerlo , afirmó Fox, refiriéndose al PRI. Y Labastida no podrá lograrlo tampoco porque se ha pasado la vida en el gobierno y no comprende la producción ni la creación de riqueza . Eso no es cierto, responde Labastida. No estamos haciendo una subasta , dice en una entrevista. Estoy tratando de ofrecer algo alcanzable, mientras que él les promete la Luna .\ Según el candidato del PRI, las elevadas tasas de crecimiento han redundado a menudo en desequilibrios fiscales o en las cuentas externas que, a su vez, han dado origen a la crisis financiera. Ya hemos pagado el precio de un crecimiento del 8% , dice. Lo que necesitamos es crecimiento sostenible . Fox responde que no hay contradicción entre una alta tasa de crecimiento y una tasa sostenible si el gobierno mexicano se enfrenta de veras a la corrupción y mantiene una disciplina en el gasto público.

El que el debate económico entre los dos candidatos gire en torno a lo que es, en esencia, una pequeña contradicción sobre el límite máximo de las tasas de crecimiento es una buena razón para que el empresariado mexicano respire más tranquilo. Esta unanimidad en aspectos cruciales fue también un factor fundamental en la decisión tomada por las agencias internacionales de calificación de crédito de elevar la calificación del país, un paso arriesgado de cara a la sexagésima contienda presidencial.

Otro de los temas es cómo incrementar los ingresos tributarios para que el país dependa menos de los aportes de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Ambos candidatos hablan de combatir la evasión fiscal rampante, pero ninguno tiene el coraje de enfrentar públicamente el espinoso tema de extender los impuestos a las ventas de alimentos y medicinas, algo que los economistas consideran necesario. Tampoco están dispuestos a encarar la privatización de las grandes empresas estatales de energía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.