SABIDURÍA

SABIDURÍA

Aquí tienes un regalo de la mejor sabiduría y el guía es de uno de los más iluminados e inspirados maestros espirituales de todos los tiempos: el Maestro Eckhart, nacido en 1260 y muerto en 1328. Un sabio tildado de hereje en su tiempo porque los místicos siempre son peligrosos para los dueños de las religiones. Es increíble comprobar la vigencia de sus enseñanzas con el paso de los siglos y de corazón te invito a crecer espiritualmente con sus escritos. Ojalá tengas un primer acercamiento con un tesoro de bolsillo editado por Norma: Ecos de la Edad Media, 30 días con Mister Eckhart, libro que es un excelente regalo para el alma. Y ya, sin más preámbulos, entra al oasis:

16 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

1. En la vida espiritual puedes tomar dos opciones: aprender a tener a Dios en tu vida diaria y mantenerte en su presencia o abandonar enteramente el mundo. Puesto que esto último no es una opción real, aprende a poseer a Dios en todo lo que hagas, en cualquier obra y en cualquier circunstancia. Une todo tu ser a Dios y que nada te separe de El.

2. La oración más poderosa que puede realizarlo todo procede de un corazón puro. Cuanto más puro es tu corazón, más poderosas, útiles, dignas de alabanza y perfectas son tu oración y tu acción. Un corazón puro es capaz de hacerlo todo. Pero, qué es un corazón puro? Es aquel que no se perturba por nada, ni está atado a nada; no tiene preocupaciones, no desea seguir su propio camino, sino que se siente feliz de estar inmerso en la amorosa voluntad de Dios.

3. Ser espiritual es poseer a Dios. Qué significa poseer verdaderamente a Dios? Esa posesión se fundamenta en el corazón y supone una conversión interior e intelectual hacia Dios. Lo que necesitas no es tu idea de Dios o el Dios de tu pensamiento, sino la realidad de Dios tal como es y que está por encima de todo pensamiento. Debes abrirte a la divinidad de Dios y a su trascendencia, dejar que entre en ti y lo ilumine todo. Cuando Dios sea el gozo de tu corazón, un Dios siempre presente, sufrirás de verdadera sed y aunque tengas otras preocupaciones querrás beber, no importa donde estés, ni con quien estés. Cuanto mayor sea la sed, más fuerte y profunda será la esperanza de beber.

4. Todo contribuye para el bien y Dios es el mismo para ti en medio de los momentos más amargos o de los placeres más dulces. La luz brilla en las tinieblas y allí la percibimos. Tienes que aprender a ver la luz cuando sufres o te hallas en la oscuridad y tener presente que nunca en esta vida puedes escapar del dolor y las flaquezas. Si te despojas del ego y de verdad te apoyas en Dios, nada te podrá apartar de El. Para los amigos de Dios, el sufrimiento y las calamidades son fructíferas y redundan para el bien.

5. La confianza es la mayor prueba de un amor pleno. Si pones toda tu confianza en Dios, El será tu mayor garantía y tu confianza será recompensada. Si confías verdaderamente en Dios nada podrá perturbarte.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.