TELEFÓNICA Y TELECOM, BAJO LA LUPA

TELEFÓNICA Y TELECOM, BAJO LA LUPA

La posibilidad de que españoles o italianos vengan a manejar las telecomunicaciones de Bogotá ha abierto las puertas de la incertidumbre sobre si en realidad se va a mejorar el servicio para los usuarios, si las tarifas van a subir o si los accionistas minoritarios de la ETB, empresa a la que le comprarían el 51 por ciento de las acciones, van a estar protegidos.

14 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Respuestas concretas no hay. Lo cierto es que Telefónica de España y Telecom Italia, las dos interesadas en la ETB, tienen inversiones en diferentes países de América Latina en donde el balance sobre el servicio y el desarrollo tecnológico resulta bueno, a juicio de expertos, pero no pasa lo mismo con sus socios minoritarios y el tema tarifario.

Desde que en Colombia se supo que estos dos emporios de las telecomunicaciones quieren adquirir la ETB, comenzaron a circular rumores cuestionando la efectividad y la conveniencia de ambas.

Por ahora, solo el Observatorio Ciudadano creado por la Veeduría Distrital para vigilar el proceso de privatización se ha pronunciado públicamente. A través de un comunicado expresó su preocupación porque ha recibido denuncias en el sentido de que Telefónica de España discrimina a sus socios minoritarios y solo genera beneficios para sí misma.

Sobre el tema, la ETB ha mantenido distancia, pues en la empresa consideran que no es su presidente, Sergio Regueros, quien deba responder por lo que Telefónica de España o Telecom Italia hacen.

Lo cierto es que por lo menos en el caso de Telefónica de España, su presidente, Juan Villalonga, ya ha sido el protagonista de historias en algunos medios de comunicación.

La más reciente fue en Time donde se da cuenta de una polémica europea por el hecho de que Villalonga haya entregado a 100 ejecutivos de la empresa incluido él mismo opciones de compra de acciones que hace un mes, cuando se pudieron ejecutar, le representaron 17 millones de dólares (unos 33 mil millones de pesos).

En diciembre de 1999 ya había salido otra publicación. Esa vez fue en la revista América Economía, donde se calificó al ejecutivo español como un socio non grato por desplumar a sus inversionistas latinoamericanos . Dice la publicación que este hombre está enfrentado una rebelión en América Latina y que sus socios minoritarios están amenazando con llevarlo a los tribunales.

Las denuncias se han hecho al margen de los avances tecnológicos que las dos empresas han aportado a los países a donde han llegado.

Las estadísticas indican que con la entrada de las empresas española e italiana a Argentina, el tiempo promedio para instalar una línea pasó de 730 días, en 1990, a 15, en 1998; en Brasil, donde también operan ambas, hasta 1998 una línea costaba hasta 2.500 dólares (casi cinco millones de pesos), hoy se consigue por 50 dólares (unos 98 mil pesos). En Perú podían pasar hasta nueve años para que le dieran una línea al usuario. El promedio de atención actual es de 17 días.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.