LA HORA 25

LA HORA 25

Hay quien dice que la agonía del difunto 24 Horas comenzó cuando le cambiaron el horario de las siete de la noche, en el que había reinado durante más de 20 años.

27 de enero 2000 , 12:00 a.m.

Ese trasteo hacia el horario del mediodía y después de unas mortales tandas de Vigoril, se interpretó en su momento como una venganza política del gobierno de turno. Gajes de la oposición! Se sabe que sobre los noticieros ha pendido como una afilada espada de Damocles, la voluntad de los gobernantes, aunque ellos también quemen su incienso frente a la estatua de la libertad de prensa.

Para otros la agonía del noticiero había comenzado antes, al finalizar la época de sus grandes directores: Ernesto Rodríguez, Mauricio Gómez y Lucía Madriñán. Que no! Que fue la competencia comercial, alegan otros enterados. Al multiplicarse los noticieros, con la consiguiente puja por la pauta; al sofisticarse la tecnología, aspecto en el que 24 Horas se mantuvo a la zaga; al acentuarse la tendencia de la noticia espectáculo, mientras 24 Horas insistía en su tradición del espectáculo de la noticia, comenzó la agonía que concluyó la semana pasada.

La debieron lamentar todos los camarógrafos, presentadores, editores y periodistas que hoy brillan con luz propia en otros noticieros a donde llegaron con la impronta de la escuela que fue 24 Horas. De esa impronta hacen parte características como el trabajo en equipo, que fue la explicación de los éxitos de un noticiero que, en su momento, fue el más premiado de la televisión colombiana.

También impuso, como parte de su estilo, el análisis noticioso y el informe especial, incorporado a su agenda desde su primera emisión. Y como huella dejada durante la dirección de Mauricio Gómez, el respeto y cuidado de la imagen. No se trataba de tapar con imágenes, ni de pintar textos preelaborados, sino de contar la historia con sus imágenes propias.

Cualquiera diría que estas características fueron otras tantas razones para su desaparición. Hoy un noticiero que analice, que cuide y cultive la gramática de las imágenes, que piense y trabaje en equipo, es tan extravagante como un dinosaurio en el antejardín. Quizás por eso, al llegarle su hora 25, 24 Horas se murió en silencio y sin que nadie pareciera notarlo. Como los grandes dinosaurios.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.