UN ASUNTO PEDAGÓGICO

UN ASUNTO PEDAGÓGICO

Desde hace casi dos décadas se viene trabajando e investigando el tema de la evaluación y promoción escolar en el país. En 1985, la Escuela Nueva introdujo la idea de una promoción flexible. Luego, en 1987, se decretó la promoción automática y posteriormente con la Nueva Ley de Educación en 1994 se modificó nuevamente la forma de evaluar y promover. Esto quedó reglamentado en el decreto 1860.

19 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Qué aspectos positivos tiene el decreto 1860? -La concepción filosófica y pedagógica de la evaluación. En efecto, la evaluación se entiende como un proceso de apoyo al desarrollo y aprendizaje de los alumnos, orientado a identificar y respetar su propio ritmo.

-Propone formas de evaluación más coherentes con los nuevos postulados pedagógicos. Propone una evaluación integral, el uso de nuevas metodologías de evaluación, la participación de los alumnos.

-Medios para atender casos difíciles. Las actividades de recuperación, la flexibilidad en la promoción y los comités de evaluación son algunas estrategias cuyo propósito es atender diferentes ritmos de aprendizaje de los alumnos.

-Nuevas formas de comunicar los resultados de la evaluación. Los informes descriptivos cualitativos son una forma de buscar nuevos lenguajes para comunicar los resultados de los estudiantes.

Qué dificultades tiene el decreto? -Problemas para pasar de la teoría a la práctica. Saber qué evaluar, cómo hacer los informes de los estudiantes, cómo hacer las actividades de recuperación, promover o no promover a los alumnos son algunas de las dificultades con las que se encuentran los colegios.

-No hay consensos sobre lo que se debe enseñar y lo que se debe aprender. La torre de Babel (entre logros, indicadores de logros, competencias, planes de estudio) que hay en muchos colegios refleja las dificultades para interpretar la resolución 2343 y tener claridad sobre qué deben aprender los estudiantes.

-Elaboración de informes descriptivos. La discusión entre si calificar con números, letras o descripciones evidencia problemas de saber qué informar y cuál es la mejor manera de hacerlo para que sea comprensible para padres de familia y alumnos.

-Criterios de promoción ambiguos. Se basa en el respeto a las diferencias individuales y el respeto al ritmo de aprendizaje de los alumnos. Sin embargo, la forma como se enseña y la organización y administración de colegios aún no está preparada para que esto sea una realidad. En consecuencia, muchos colegios no saben si promover o no promover.

Qué hacer? Si se va a revisar la norma y se quieren abordar los problemas identificados, sería importante: -Partir de la experiencia acumulada. El país y los educadores no resistirían otro cambio en la evaluación por decreto. Se requiere consultar más, mirar las experiencias de colegios que tienen experiencias exitosas, incluso desde antes de la norma, consultar resultados de investigación, consultar experiencias internacionales.

-Apoyar a las instituciones para que a partir de marcos nacionales definan reglas de juego claras y explícitas sobre la evaluación y la promoción. Diversas investigaciones muestran que cuando el equipo de docentes de un colegio se pone de acuerdo sobre cómo enseñar y cómo evaluar a los alumnos, les va mejor.

-Llegar a consensos sobre lo que se espera que los alumnos aprendan. Se debe garantizar que todos los niños y jóvenes de Colombia accedan a conocimientos y destrezas básicas necesarias para convertirse en mejores ciudadanos. Este es un factor que garantiza mayor equidad.

-Transformar la promoción automática en una promoción flexible. Repetir no sirve, pero tampoco sirve promover a los estudiantes si no saben lo suficiente. Se requiere una promoción con criterio pedagógico y crear todas las oportunidades para que los alumnos aprendan lo que tienen que aprender en el momento en que lo tienen que aprender: más atención al primer grado, orientación hacia logros y resultados, capacitación más especializada de los docentes, mayor liderazgo del rector.

*Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.