CICLO CUMPLIDO

CICLO CUMPLIDO

Faustino Asprilla, un grande ex jugador de selecciones, decidió renunciar antes de ser excluido de la lista oficial que el técnico de Colombia, Luis García, hizo pública.

19 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Asprilla sabía por dónde iba su rumbo en la Selección. Consciente de su mal momento y de su historia, recurrió al segundo argumento para defender lo inevitable.

Y se salió por la tangente culpando a los directivos. Cómo es la vida. Asprilla la emprende contra quienes le han alcahueteado sus desatinos.

Para nadie es un secreto que ha sido tratado como un niño consentido y casi todas sus pataletas han sido miradas de soslayo. De ahí sus respuestas destempladas, una y otra vez.

En todo el proceso de la Selección no hubo control sobre él. Bolillo Gómez, con el desparpajo que lo caracteriza, no se cansaba de repetir: A Fausto no lo podés manejar .

Un directivo de la Federación, que lo conoce al dedillo, cuenta anécdotas en el mismo sentido. Nadie lo controla en el país. Porque afuera, en Europa y en Brasil, es otro. Acata órdenes, entrena y no en vano se sostuvo en Italia e Inglaterra siete años.

No se puede desconocer que él tuvo mucho que ver en las clasificaciones de Colombia a los mundiales del 94 y del 98. Pero fue nocivo en Estados Unidos y Francia. Contribuyó a las divisiones y a los resultados ya conocidos.

En Francia, Asprilla violó el reglamento interno y debió ser expulsado. Meses después regresó como si nada.

No le sancionaron. Hubo un aplauso tácito por su comportamiento. De nuevo las puertas abiertas para volver a observar más de lo mismo. Desgano en las prácticas, llegadas a destiempo en las concentraciones.

Y en el fondo no es su culpa. Si no se atreven a reprocharle sus errores, él cree que no es necesario modificar sus actitudes. Ha hecho lo que se le viene en gana sin que le reclamen como es debido.

Pero han transcurrido los años y el declive está tocando a su puerta. Asprilla, tal vez el más grande de todos los tiempos en Colombia, permanece más en el banco. Además, lo acecha una severa lesión de rodilla.

El viernes, García no descartó la posibilidad de convocarlo en la eliminatoria. Entonces, Asprilla puede ir y regresar cuando le plazca? Puede tirar un portazo en las narices de Fina y ser recibido? Hay códigos de disciplina para los demás, y él ha sido eximido? Puede ocurrir que contra Brasil el tan anhelado gol no llegue, y por esos días, Asprilla anote más de una vez con el Palmeiras.

Puede ocurrir que de nuevo lo convirtamos en el héroe que nos estaba faltando. Y quedemos condenados a que la historia se repita.

No, el ciclo de Asprilla en la Selección debe concluir. Convocarlo sería una falta de tino.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.