RAJARON A COLOMBIA, Y AHORA QUÉ

RAJARON A COLOMBIA, Y AHORA QUÉ

El viernes pasado se conoció que Duff & Phelps bajó la calificación de la deuda externa colombiana a BB+, de BBB-. Qué quiere decir esto?

21 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En primer lugar, debe decirse que la calificación de la deuda es una herramienta empleada por los inversionistas tanto locales como extranjeros para evaluar la calidad de los instrumentos financieros emitidos por diferentes entidades y por los países. Duff & Phelps (DCR) es una sociedad calificadora de valores que se dedica a examinar los riesgos de los emisores y da su opinión acerca de estos.

Los títulos de deuda emitidos por Colombia eran antes vistos por DCR como una inversión con protección menor a la del promedio, pero aún considerada como suficientemente prudente .

Sin embargo, el deterioro que ha sufrido el país en el área fiscal, el debilitamiento del sector financiero, la incertidumbre política, y las complicaciones en las negociaciones de paz, entre otros, llevaron a la calificadora a bajar su nota a la deuda colombiana. La nueva evaluación implica que, según DCR, los títulos emitidos por Colombia ya no tienen grado de inversión, es decir, tienen características especulativas.

Esto, sin lugar a dudas, no es una buena noticia. Sin embargo, debe decirse que al mercado en general no le sorprendió la decisión de DCR de bajarle la nota al país. Otras entidades calificadoras como Standard & Poori s y Moodyi s lo habían hecho el año pasado.

La reducción de la calificación lleva a los inversionistas a exigir una mayor tasa al momento de adquirir títulos emitidos por Colombia o incluso a salir de ellos. De hecho, estas dos situaciones han venido ocurriendo en los últimos meses. Ahora, Colombia tiene que pagar más por su deuda que Méjico, Argentina e incluso Brasil. Antes esto era diferente, porque Colombia era vista con mejores ojos ante la comunidad financiera internacional.

Esta situación podría poner en dificultades a las autoridades a la hora de conseguir financiación externa y generar más demoras en el programa de privatizaciones. Si esto ocurre, el gobierno podría verse tentado a incrementar su deuda interna, es decir, emitiría más TES, lo cual presionaría en el mediano plazo las tasas de interés al alza.

Más que pensar en las consecuencias de corto plazo, las cuales ciertamente no son halagadoras, lo que debemos hacer es corregir las causas por las cuales perdimos la calificación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.