EL PAPA NO SE FLAGELÓ

EL PAPA NO SE FLAGELÓ

Frustrados quedaron quienes pretendían ver a Juan Pablo II flagelándose por las culpas de la Iglesia Católica. La simple enumeración de temas señalaba a qué se refería el Papa. Bastaría consultar la historia, para recordar los errores del pasado. El Papa Wojtyla fue valiente y ejemplarizante.

21 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

La Historia Negra de la Iglesia Católica tiene que ver con las expediciones militares conocidas como las Cruzadas, la primera de ellas convocada por el Papa Urbano II en el año 1071, quien envió a Tierra Santa treinta mil soldados de la caballería europea contra los musulmanes, dejando una estela de muertes, robos y tropelías. Otro tema sensible para los católicos es la Inquisición, definida como el Tribunal del Santo Oficio encargado por el papado de la lucha contra la herejía. El Papa Inocencio III introdujo el procedimiento inquisitorial en 1199. Los tribunales, que actuaron en España, sur de Francia, norte de Italia y Alemania, estaban formados principalmente por dominicos. Utilizaban torturas, interrogatorios, confiscación de bienes, prisión y muerte en la hoguera.

Por hereje murió incinerada Juana de Arco y fueron perseguidos Copérnico y Galileo. En España fueron quemados o condenados a los más severos castigos 348.907 personas. En la ciudad de Córdoba, en un solo juicio, se condenaron a la hoguera 107 personas, hombres, mujeres y niños, por asistir al sermón de un tal Membreque, quien había sido declarado hereje. Acaso había algo que no fuera herejía? Herejía podía ser cualquier opinión que atentara contra algún dogma de la Iglesia.

La Inquisición censuraba cuanto se escribiera, imprimiera, pintara, hablara, cantara o bailara.Es cierto que el Papa no entró en detalles sobre los pecados cometidos; no se refirió abiertamente a la violenta evangelización de los indios en América, ni al asesinato de judíos por parte de los nazis, o al silencio por masacres y atropellos de dictadores en distintas épocas de la humanidad. Recordemos que la Iglesia tampoco ha sido la mejor consejera de las mujeres en temas gineco-obstétricos. Pero es innegable que Juan Pablo II volvió a sorprendernos por su osadía, demostrando por qué es uno de los personajes más importantes del siglo XX. Así sea.

* * * La salida del país de Francisco Santos y de Pacheco, los secuestros como el de la Chiva Cortés, las amenazas y muerte de periodistas, el aumento de asaltos y masacres y todos los demás actos de violencia, son percibidos en Europa como un mal síntoma para la reconciliación nacional. Mientras unos y otros hablan de paz, en la práctica aumentan sus actos criminales y emplean sin ninguna consideración ética todos los métodos de las peores guerras sucias

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.