POR ENTRE LOS SIMBOLOS

POR ENTRE LOS SIMBOLOS

Toda guerra significa una quiebra y una derrota de la razón. Donde se rompe el diálogo se aniquila toda esperanza. De allí que en momentos como este, no solamente resulta válido sino hasta necesario comprender y leer los acontecimientos como si estuvieran escritos en una escritura que no peyorativamente podría denominarse irracional , o acaso mejor, simbólica. Por eso mismo cobra importancia y sentido en estas épocas el mensaje cifrado, hermético, alucinado, casi siempre torturado y por supuesto simbólico de los profetas y los videntes. Pero la profecía, en sentido estricto, no es una capacidad descifradora y anticipatoria con la que fueron agraciados o estigmatizados solo algunos personajes del remoto pasado. Como tampoco es dictado divino que reciben, transmiten y hacen comprensibles esos seres extraños y un tanto desdibujados que reconocemos como los profetas. De muchas formas, la auténtica y verdadera poesía (no esa poesía de ruiseñores que elabora tanto idiota de salón) es l

20 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Allí están Homero y Dante, Shakespeare y Esquilo, William Blake y Baudelaire, para citar solo unos pocos nombres estelares. Todos ellos fueron visionarios, seres atormentados y alucinados que de alguna manera perdieron la razón para merecer la lucidez y poder dar testimonio esclarecedor y esclarecido sobre el drama de la historia y sobre lo precario de la condición humana.

Borges, ciego como Homero, lúcido como Shakespeare y poeta como Blake, escribió muchas cosas sobre el ajedrez. Pero en estas horas en que sin metáforas estamos atravesando el umbral de lo verdaderamente apocalíptico, detengámonos --a manera de pausa reflexiva-- en la capacidad estremecedora y premonitoria de los signos y los símbolos, que recrea en el final de un poema sobre el ajedrez, que así dice: En el oriente se encendió esta guerra, cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra. Como el otro, este juego es infinito .

O miremos este otro: Dios mueve al jugador, y este, la pieza. Qué dios detrás de Dios la trama empieza de polvo y tiempo y sueño y agonías ?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.