DESALOJO A LA FUERZA:

DESALOJO A LA FUERZA:

Señor Director:

22 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Estoy golpeado por las imágenes que se vieron en el desalojo de unas personas en Bogotá, en su mayoría mujeres y niños, por la manera cobarde con que se llevó a cabo este proceso. Golpeado al ver cómo un niño defendía lo suyo a naranjazos con su escasa fuerza, y cómo la Policía respondía muy valientemente a puños y cómo tales cavernícolas arrastraban a una mujer jalada de los cabellos, que podría ser perdone, señor Policía una familiar suya, una hermana o su hija, por el status con que se puede comparar en este país un policía raso. Esto es verdad, pues en la familia de un policía no es raro que la tía, la hermana o la novia sea vendedora ambulante, que sin embargo no es deshonroso.

Luis Eduardo Vásquez Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.