NEUTRINO TAU, LA ÚLTIMA PIEZA DE LA MATERIA

NEUTRINO TAU, LA ÚLTIMA PIEZA DE LA MATERIA

Un grupo internacional de científicos logró la primera observación directa del neutrino del tau, una de las últimas piezas fundamentales de la materia cuya existencia finalmente pudo ser detectada y comprobada, y que abre las puertas para entender la evolución del universo.

24 de julio 2000 , 12:00 a.m.

El anuncio fue hecho el viernes por Byron Lundberg, portavoz del grupo Donut (Direct Observation of the Nu Tau, por su sigla en inglés), que reúne a 54 científicos, entre estadounidenses, japoneses, coreanos y griegos.

El neutrino del tau era la última de las doce partículas elementales que conforman nuestra materia, cuya existencia no había podido, hasta ahora, ser confirmada por experiencias en laboratorio.

El grupo de científicos trabajó en el laboratorio del departamento de Energía en Batavia, Illinois (en el norte de Estados Unidos), durante diez años. Su método fue bombardear con un intenso fluido de neutrinos (en el que esperaban que hubieran neutrinos del tau) un receptor que contenía láminas de hierro colocadas entre capas de emulsión fotográfica.

Cuando un neutrino del tau golpea un núcleo en la lámina de hierro, produce una partícula llamada lepton tau, que se descompone y deja su marca en la emulsión como una pequeñísima partícula dejando su rastro en una película fotográfica.

Seis millones de esas interacciones fueron registradas y luego se redujeron a un millar. En ese lote, un equipo de científicos de la Universidad de Nagoya en Japón identificó cuatro leptones tau, emitidos tras el paso de cuatro neutrinos del tau.

Años de investigación Los científicos necesitaron tres años de trabajo para identificar el trazo que indicó la existencia del neutrino, dijo el Fermi National Accelerator Laboratory (Fermilab) en un comunicado.

Este es un paso fundamental. El próximo es comprobar si los neutrinos tienen masa, lo que podría ayudarnos a comprender como evolucionó el universo agregó en el documento Kurt Reisselmann, portavoz de Fermilab, al oeste de Chicago.

La experiencia Donut abre un nuevo mundo , según el premio Nobel de Física 1995, Martin Perl, descubridor del lepton tau. Hay una posibilidad de que el neutrino del tau se comporte diferente que otros neutrinos. Tendremos oportunidad de conocer más sobre las otras partículas , declaró.

El suceso cierra el misterio iniciado a comienzos del siglo, cuando Ernest Rutherford comenzó el estudio de los componentes del átomo, el elemento más pequeño de la materia conocido hasta ahora.

Tras ese primer paso, los físicos descubrieron las partículas elementales y las clasificaron en dos familias de seis elementos cada una: los quarks (que son los que componen los protones y los neutrones del núcleo de un átomo) y los leptones. Estos últimos cuentan a su vez con tres tipos de familias diferentes: electrones, muones y taus.

Aunque la existencia del neutrino había sido teorizada desde 1931, su identificación era difícil porque deja un rastro casi indetectable de su paso. El neutrino del electrón y el neutrino del muon fueron observados respectivamente en 1956 y 1962. En 1989, el laboratorio europeo de física de partículas en Ginebra identificó al último miembro de la esta familia, el neutrino del tau, cuya ligereza lo hacía invisible.

Según los científicos, existe una incidencia del letpon tau en las interacciones que ordenaron la organización de la materia en el instante en el que se produjo el Big Bang.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.