JAQUE AL SECTOR ELÉCTRICO POR TERRORISMO

JAQUE AL SECTOR ELÉCTRICO POR TERRORISMO

A las 9:25 de la mañana 500 cruces de la capital de país se quedaron sin semáforos y los nueve ascensores del centro administrativo de Bogotá se detuvieron por falta de energía. (VER MAPA INFOGRAFIA: Zonas afectadas tras atentados) Mientras las bocinas de los carros de la capital estallaban y las personas atrapadas en los ascensores pedían auxilio, el apagón se extendía por el oriente del país.

22 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Así se comenzaron a sentir ayer en nueve departamentos las consecuencias de la escalada terrorista adelantada por el Eln durante el fin de semana contra las redes de transmisión del sistema eléctrico.

Estas regiones permanecieron sin energía, en promedio, unas seis horas. Juan Carlos Echeverry, director (e) de Planeación Nacional, dijo que el apagón le costó al país unos 20 mil millones de pesos, pues las empresas se paralizaron y muchos negocios dejaron de funcionar.

Los ataques de este grupo guerrillero, que busca realizar una diálogo nacional, comenzaron la mañana del sábado en el Cesar, en donde dinamitaron dos torres. Ese mismo día, dinamitaron en el Valle del Cauca una torre que enlaza la hidroeléctrica de Salvajina (Cauca) con Cali, dejando a esta generadora por fuera del sistema.

La noche del domingo, la escalada se recrudeció. Guerrilleros incursionaron en El Peñol (Antioquia), dinamitaron una subestación de energía y volaron las válvulas que oxigenan el agua del embalse de El Peñol, el más grande del país. Esa misma noche, en el centro del Valle fueron voladas otras dos torres de Interconexión Eléctrica S.A (ISA).

El lunes fueron voladas cinco torres en Antioquia, que soportaban circuitos de las Empresas Públicas de Medellín y uno de ISA. Otra torre, de la línea Guatapé, fue dinamitada en Barrancabermeja (Santander).

Frágil sistema Los estragos de esta cadena terrorista se comenzaron a sentir en la mañana de ayer. Al normalizarse la demanda de energía (empresas, industrias, comercio, oficinas), después del puente festivo, se produjo un bajón porque no había capacidad para atenderla.

Tras los atentados, el sistema interconectado quedó frágil para atender la demanda de un día hábil.

Las principales empresas generadoras de energía no podían poner en el sistema los kilovatios necesarios para abastecer las diferentes regiones porque permanecen inactivos 14 circuitos, pues de las 350 torres voladas, desde que el Eln comenzó los atentados el año pasado, unas 200 torres aún siguen en el suelo.

Las torres no han podido ser levantadas por razones de seguridad y dificultad en el suministro y transporte de materiales. Recuperar una torre cuesta entre 50 y 80 mil dólares (100 a 160 millones de pesos).

Para superar este problema, fue necesario que las generadoras térmicas entraran a suministrar energía al sistema interconectado en diferentes regiones del país para atender el faltante que no podían suplir las hidroeléctricas por la falta de torres.

El gerente de ISA., Javier Gutiérrez Pemberty, descartó de momento el racionamiento en los departamentos afectados, aunque observó que la falla registrada ayer pone en evidencia la fragilidad del sistema.

Oriente afectado Esta fragilidad se evidenció ayer en Bogotá. El 95 por ciento de los barrios de la capital del país permanecieron sin luz hasta las 2 de la tarde.

Industrias, almacenes, centros comerciales, oficinas, colegios, entre otros, tuvieron que hacer uso de plantas eléctricas para realizar sus actividades. Donde no había este recurso se suspendieron las actividades.

Los bomberos debieron sacar a 25 personas atrapadas en los ascensores y pese a que 500 de los 812 cruces se quedaron sin semáforos no hubo accidentes.

Una situación similar se vivió en Santander. En Bucaramanga, la energía solo se restableció por completo a las 3:40 de la tarde. En Norte de Santander, volvió a mediodía, gracias a que Venezuela le suministró energía para reiniciar la termoeléctrica de Tasajero.

En Boyacá y Casanare se afectaron 149 municipios durante dos horas. La energía se restableció gracias a la entrada al sistema de Termopaipa IV.

También, hubo apagón en 113 de los 116 municipios de Cundinamarca; Ibagué, en el Tolima; Villavicencio, en Meta, y otros municipios del sur de Bolívar.

El único departamento que seguía en la tarde ayer sin energía era Arauca, pues depende de la subestación Los Palos, que le suministra a Santander y no tiene suficiente para enviarle a ese departamento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.