IBAL, VUELVE Y JUEGA

IBAL, VUELVE Y JUEGA

Por lo que representa para los ibaguereños, el debate sobre la concesión del Ibal va camino en convertirse en el tema del año. Por eso en este mismo espacio volvemos por tercera vez a recavar en él, no sin antes advertir que nuestro único propósito es que cualquiera que sea la determinación que se tome, en últimas sea la ciudad la que gane.

08 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Como el próximo 14 de marzo se tiene previsto realizar un foro convocado por el Concejo Municipal para profundizar aún más en el tema, no sobra decir que por la prestancia de los invitados, el foro debe conducirse con altura y responsabilidad.

De otra parte, le están prestando un flaco favor al debate aquellas personas que tratan de confudir a la comunidad, comparando el IBAL con Acuatolima y Empoibagué. Por qué no aprovechar este tema para hablar del presente y dejar enterrado el pasado.

Tenemos entendido que en el escritorio de la Alcaldesa reposan varias cartas de algunos ibaguereños que esperan respuesta sobre el tema. Doctora Carmen Inés Cruz, no dudamos de su honestidad, pero sí empezamos a dudar de su habilidad para contratar asesores. En ese sentido estamos de acuerdo con el senador Gómez Gallo y el candidato a la Alcaldía de Ibagué, Jorge Tulio Rodríguez y otros más ciudadanos que le han pedido se abstenga de tomar cualquier decisión que trascienda su mandato.

En nuestro entender el debate sobre la Concesión del IBAL ya sobrepasa lo jurídico, lo técnico y lo financiero, y se ubica en el plano de lo ético, de tal manera que como está planteada la situación, su escenario natural es el Congreso de la República.

En síntesis, cómo es posible que: sin autorización de la Junta Directiva del IBAL se inicien estudios previamente encaminados a recomendar una concesión?. Se presente en Noviembre una estructuración de concesión que se quería hacer aprobar a la ligera por parte de la Junta Directiva?. Los nuevos términos de la Concesión no incorporen ni siquiera las recomendaciones de los Gremios Economicos del Tolima, y no tengan modificaciones sustanciales con respecto de los iniciales ? Cómo podemos confiar en un proceso basado en un diagnóstico elaborado por un asesor con remuneración ligada a la realización de una concesión ?. Qué tal que lo que se requiera sea gestión?. Qué tal que con un moderado incremento tarifario, mejoramiento de micromedición y control de conexiones fraudulentas, el IBAL recobre su capacidad de inversión ?. Dónde está el plan de inversiones del IBAL, actualizado y debidamente avalado por prestantes firmas de ingeniería?.

Además, cómo se puede tener la certeza que al exigir al concesionario inversiones por un monto dado en un período dado, el abastecimiento de agua y el servicio será excelente?; podría existir correlación entre lo uno y lo otro, pero quién la garantiza?.

Ciertamente señora Alcaldesa, Usted puede representar el triunfo de la ética y la moral, la reivindicación del bien, la redención del Municipio de Ibagué, pero no es aconsejable concesionar en contra de la voluntad colectiva, mas cuando hay voces llenas de argumentos que precisan que dar en concesión el IBAL, como su administración lo plantea, deja serias dudas sobre las bondades del proceso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.