LA VISITA PODRÍA SER MUY ÚTIL PARA LA PAZ

LA VISITA PODRÍA SER MUY ÚTIL PARA LA PAZ

El Arzobispo Pietro Sambi conoce bien las sensibilidades de la compleja situación en Oriente Medio, pues desde hace dos años se desempeña como Nuncio Apostólico en Israel y como Delegado Apostólico en Jerusalén y Palestina. EL TIEMPO lo entrevistó sobre el significado de la visita Papal, especialmente de cara al proceso de paz árabe-israelí.

23 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Qué tan posible ve el sueño de una paz entre israelíes y palestinos? Hay una voluntad de paz, pero también 50 años de luchas y sensibilidades muy fuertes. Pero si uno no pone un poquito de idealismo en las tratativas por la paz y si uno no tiene claro que en la paz nadie está derrotado sino que todos pueden vencer, nunca se llegará a ella. El peligro es siempre dejarse bloquear por los problemas que van surgiendo, por aspectos particulares, perdiendo de vista el gran valor y el gran precio de la paz para todos.

Cree que la visita puede ayudar al proceso de paz de Oriente Medio? El Papa ha venido como peregrino. Las motivaciones de su visita a la Tierra Santa son sustancialmente religiosas y espirituales. Pero, obviamente, la visita de un líder espiritual como Juan Pablo II, con su carga moral y humana, podría ser muy útil para alentar el paso hacia la paz en la región.

En Israel no cayó muy bien el acuerdo que firmaron recientemente entre el Vaticano y la Autonomía Palestina en el cual la Santa Sede aboga por un estatus especial para Jerusalén. Cuál es su visión al respecto? La Santa Sede debe y quiere tener una actitud amistosa con el pueblo de Israel y también con el pueblo palestino, ya que es con esta actitud como mejor se puede contribuir a la paz en esta región. Es un error pensar que si la Santa Sede es amigo de uno, no puede serlo del otro. Desde una posición de amistad con ambos pueblos se puede empujar mejor la paz.

diría usted que son los desafíos principales de la visita? Me gustaría referirme a tres aspectos en especial. Quisiera que la visita del Santo Padre fuera una verdadera ocasión para que los cristianos del mundo entero se encuentren personalmente con el Señor Jesucristo, para recibirlo en su vida y para testimoniarlo con su vida. Quisiera que fuera una ocasión para que las tres religiones monoteístas se comprendan recíprocamente mejor en pro de los fieles que se adhieren a ellas. Y que el espíritu de este peregrinaje sea un fuerte estímulo para buscar la paz más allá de los obstáculos cotidianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.