PARTICIPACIÓN EN POLÍTICA

PARTICIPACIÓN EN POLÍTICA

Como ya prácticamente estamos en temporada de agitación política, propia de la época preelectoral, hay que hablar de un tema recurrente cada vez que hay elecciones. Se trata de la participación de los funcionarios públicos en política y el uso indebido de los recursos del Estado para hacer campaña.

21 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Por estos días no es raro ver a funcionarios públicos trabajando mucho, pero en actividades políticas para las campañas de sus respectivos jefes y poco en sus funciones verdaderas. También es usual que se desvíen recursos del Estado para adelantar las campañas.

Entre tanto, los diputados y concejales que aspiran a la reelección andan más ocupados consiguiendo votos que estudiando los proyectos de ordenanza o de acuerdo que se están debatiendo en las corporaciones. Además sus oficinas están convertidas en los directorios políticos de sus movimientos; no es sino echar un vistazo y comprobarlo.

Muchas veces se utiliza la logística que tienen las administraciones seccionales y locales en sus diferentes dependencias para ponerlas al servicio de las campañas. En consecuencia, oficinas estatales, maquinaria, vehículos -con gasolina oficial- y personal trabajan para el respectivo candidato.

Desafortunadamente todo esto se volvió costumbre y a muchos les parece normal, porque se hace desde hace mucho tiempo y los órganos de control -que deben velar por el uso adecuado de los recursos del Estado y la buena conducta de los funcionarios públicos-, poco o nada hacen por evitar dichas situaciones, y cuando éstas se presentan las sanciones no se ven.

Pero no hay necesidad de ser genio para entender por qué las procuradurías y las contralorías no hacen mucho por controlar estas prácticas, que también son formas de corrupción administrativa. Los contralores, departamentales y municipales son elegidos por los diputados y concejales, respectivamente, y por eso sus titulares no se vuelven contra quienes los eligieron o contra los demás funcionarios que a su vez son fichas políticas de los primeros en las administraciones .

En el caso de los procuradores provinciales y departamentales, en su gran mayoría son cuotas burocráticas de los parlamentarios, que a su vez eligen en el Congreso de la República al Procurador General de la Nación; entonces ahí está la respuesta a la inquietud inicial.

Los ciudadanos honestos y de bien, cada vez que ven un hecho de esta naturaleza denuncian y cuestionan, pero el día de las elecciones resultan eligiendo a los mismos de siempre que lo único que hacen es rotarse los cargos, pero no generan ninguna renovación que cambie esto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.