NIÑA DE 11 AÑOS, FUERA DE CLASE POR RAPARSE

NIÑA DE 11 AÑOS, FUERA DE CLASE POR RAPARSE

El remedio que doña Sandra Varona y su hija Margarita Rosa, de 11 años, acordaron para una infección en el cuero cabelludo se volvió el dolor de cabeza que tiene a la pequeña fuera de clases.

24 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Con un cabello liso negro que le daba en los hombros, raparse fue una decisión difícil para esta estudiante de quinto grado en el colegio Andino de Cali, más cuando la niña tenía sueños grandes: ser actriz como su homónima La Caponera .

Pero de momento tiene otra preocupación. Margarita Rosa Malvehy Varona dice que una amiguita le pegó los piojos y la rasquiña le afectó la piel. Con su mamá acordó que la única solución era raparse, después de ensañar con lociones.

Sin embargo sus vecinitos y amigos le comentaron que se veía bien y estaba bonita. Eso la animó a salir del apartamento en el edificio venezolano, en el norte de Cali.

El martes pasado llegó al colegio y poco antes de las ocho, la rectora Ruth Mery Valencia, ingresó al salón donde Margarita Rosa recibía clase junto con otros 14 menores y me trató de gamina y loca , recuerda la niña.

También le quitó la pava azul que llevaba para cubrir su cabeza. Por mi rostro fino la gente me decía que parecía modelo. Pero la rectora me hizo quedar en ridículo y me mandó a volver cuando tuviera el cabello largo , dice Margarita Rosa.

Doña Sandra, cabeza de hogar, contactó a un abogado quien le recomendó instaurar una acción de tutela reclamando el derecho a la educación y la igualdad, y solicitar el reintegro de la niña al colegio. La rectora Ruth Mery Valencia se negó a atender a los periodistas.

La coordinadora académica, Nosbelia Hernández, niega los señalamientos y dice que la niña no ha sido matriculada y que su reintegro se dará cuando le crezca un poco el cabello, pues la rapada figura en el manual de convivencia como una de las 35 conductas no permitidas en el plantel .

Hasta ayer en la tarde, en el colegio no se había recibido notificación judicial alguna.

Margarita Rosa desea retornar al colegio, terminar sus estudios y realizar su sueño: ser actriz. Y al mejor estilo de su homónima, caponear los nuevos retos que le ponga la vida.

Foto::: La niña Margarita Rosa Malvehy Varona espera que una tutela le devuelva su derecho a la igualdad y a la educación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.