REFORMAS SIN IMPUESTOS

REFORMAS SIN IMPUESTOS

El paquete de reformas económicas que comienza a debatirse en el Congreso tiene una enorme trascendencia. Si el gobierno fracasa en convencer a los legisladores sobre su necesidad, habrá sin duda una crisis de confianza, el Fondo Monetario apretará las tuercas y se desplomará toda su política económica. Pastrana pasaría a la historia no solo como el mandatario con uno de los peores desempeños de la economía sino lo que es igual o más grave como incapaz de haber resuelto los problemas que encontró o que él mismo ayudó a generar.

24 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Muchos pensarán que Pastrana se merece esa suerte, entre otras razones por haber prometido en la campaña todo lo contrario a lo que ha venido haciendo y por no haber cogido el toro por los cachos cuando tuvo la oportunidad. Lo que pasa es que el país entero sufriría las consecuencias, que no serían de poca monta.

Las reformas en materia de pensiones y de transferencias son necesarias para que la economía recobre su dinámica. Son dos temas complejos y políticamente sensibles, pero lo responsable y sensato es analizarlos con cabeza fría y reconocer que no hacer nada tiene a la larga costos mucho mayores que darse la pela de una vez por todas.

El tema de las transferencias es especialmente difícil por la caótica situación financiera de las regiones. Todas están quebradas y con qué cara se les dice que a pesar de su catastrófica situación les van a reducir sus ingresos. El Gobierno va a necesitar un gran poder de convencimiento y mucha imaginación. Y habrá que ayudarlo para el bien de todos.

En lo que el Gobierno sí está totalmente descachado es en tratar de imponer otra reforma tributaria la tercera o cuarta? en menos de dos años. Está descachado en la forma y en el fondo.

En la forma, porque el Gobierno pretende vender la reforma como una modernización tributaria que reduce de los impuestos. Esto es una gran mentira. En el proyecto efectivamente hay una disminución en algunas tarifas como las del impuesto sobre la renta. Pero ese es el disfraz. Lo que no dicen en forma explícita en su presentación es que la disminución de tarifas va acompañada de una masiva eliminación de exenciones de productos que no están cobijados por el Iva o de actividades económicas que no pagan impuesto de renta.

El resultado real no va ser una disminución neta de los ingresos tributarios del Gobierno sino todo lo contrario: una nueva transferencia de recursos del sector privado al sector público. Esto se llama en cualquier parte un aumento de impuestos. Y otra vez van a meterles la mano al bolsillo de los colombianos. Ningún gobierno en su sano juicio y con semejante crisis fiscal se puede dar el lujo de sacrificar ingresos tributarios. Esa es la realidad y el Gobierno peca de iluso si piensa que va a meterles gato por liebre a los contribuyentes sin que eso no tenga ninguna repercusión.

El Gobierno está también descachado en el fondo porque no ha querido aprender ni siquiera de sus propios y costosos errores. La recesión se agudizó porque se le disminuyó la capacidad de compra a los ciudadanos cuando lo que se necesitaba era inyectarle oxígeno a la economía. Ya vimos los resultados de semejante error y ahora quieren repetir la misma dosis.

Una nueva reforma tributaria echaría al traste con los pocos indicios de reactivación que se están percibiendo. Es de una lógica económica elemental, como bien lo ha advertido el propio Contralor. A los congresistas, el país les cobraría muy duro que aprobaran más impuestos en estos momentos, no solo por el impacto negativo sobre la economía sino porque lo que propone el Gobierno es socialmente regresivo.

De manera que el Gobierno haría bien en no insistir en más impuestos y concentrarse más bien en las reformas estructurales. Si les cuelga la reforma tributaria a las otras reformas corre el peligro de que se hunda todo el paquete, lo que sería muy grave. Que no le suceda al Gobierno lo que le sucedió por terco e intransigente con la reforma política. Sí a las reformas pero sin más impuestos , debe ser la consigna

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.