HARINA Y HABAS

HARINA Y HABAS

En medio de una de las más agudas crisis económicas y sociopolíticas del país, se intensifican por estos días, con sus noches, las conversaciones y acuerdos entre los grupos partidistas y movimientos ciudadanos, interesados en disputar -en octubre próximo- el manejo de gobernaciones, asambleas, concejos y alcaldías.

24 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Aunque suene un poco a estribillo gastado, esta nueva cita es, otra oportunidad para que los electores, engañados siempre, intentemos algo distinto para derrotar la componenda y la mediocridad -pan de cada día-, que por por falta de visión de futuro hace que nos conformemos con el autoservicio de seguir con lo mismo, en lo mismo y con los mismos.

Es hora otra vez de abrir muy bien los ojos y colocar los oídos en cada sitio porque ya se están realizando, con más frecuencia, reuniones a puerta cerrada en Bogotá, Tunja, Sogamoso y Duitama para definir entre algunos pocos, los nombres de hombres y mujeres que, en contadas semanas, se lanzarán a la arena pública para buscar el favor de los electores en los municipios boyacenses.

Viene luego un periodo de ajuste, conformación de cuadros, elaboración de agenda, búsqueda de recursos, reuniones y acuerdos, plan de campaña y logística, propaganda y declaraciones y, en fin, todo el batiburrillo de una microempresa temporal de aspiraciones simultáneas, unos que apoyan por interés y otros que aspiran a ser apoyados.

En las últimas décadas y como reacción positiva contra el quiste maligno de la dedocracia que incubó el Frente Nacional, el interés por lo local, por la vida del municipio y lo regional, ha permitido pequeños y significativos avances en el desarrollo de una mayor participación ciudadana para el proceso de selección de candidatos.

Pese a ello, la comunidad no siempre ha acertado. Quienes tienen intereses puntuales saben como acomodarse a las nuevas circuntancias. Su gran capacidad de movilidad y su habilidad para enfrentar los vientos de cambio son sorprendentes. Miremos con detalle nuestros municipios y veremos que, pese a significativos cambios, la política local continúa dejándonos insatisfechos.

Estos meses deben servir para algo tan importante como sufragar en octubre: participar desde ya en la selección de los candidatos que merecen, deben y pueden presentar su nombre a las dignidades de elección popular. Para ello se requiere exigir y conocer con detalle hoja de vida, paz y salvo judicial, experiencia proba, ejecutorias limpias y declaración de renta de los últimos años.

Poner a los candidatos en la misma linea de partida antes de cualquier selección partidista es una buena contribución para la democracia funcione. Hay que evitar aquello de que más harina traga el que más saliva tenga. Que se atore el que trague más harina y se ahogue en su río de babas el que hable más de la cuenta. Gente comprometida y preparada es lo que necesitan nuestros municipios, para que no siga campeando el descuadernamiento institucional de nuestro Boyacá del alma. jorsanvar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.