DE JORGE ARIEL INFANTE:

DE JORGE ARIEL INFANTE:

24 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Por considerar de gran interés debo referirme al reportaje que presenté a su importante medio el 18 de febrero anterior y que apareció en una edición de ese medio.

Lo que dije allí, quedó transcrito e impreso en forma limpia y exacta, en un esfuerzo y publicación que reconozco y agradezco.

Por el contrario, no estoy de acuerdo con el encabezamiento de dicho reportaje, por considerarlo ofensivo e inexacto.

1. Como representante a la Cámara hice parte de la rama legislativa, una de las tres ramas del poder público en Colombia. Desde ahí realicé mi trabajo y presenté, entre otros, la ley 55 por la cual se obtuvieron $300 000.000 para el desarrollo del acueducto de Villavicencio. El proyecto de ingeniería de esa obra fue elaborado por el Instituto Nacional de Fomento Municipal (Insfopal), a solicitud del entonces gobernador Narciso Matus Torres, quien en forma acertada adoptó este diseño como primera etapa de la obra.

Obtuve que el Gobierno Nacional enviara estos dineros al gobierno departamental del Meta para la ejecución de la obra. Estos recursos, por lo tanto, llegaron a la gobernación del Meta y fueron manejados por la administración de esa época: el general Henry García Bohorquez y la doctora Beatriz Abril de Leal, administraciones de las que no hice parte como es bien conocido. Sería muy fácil verificar lo anterior.

2. Jamás hubo malos manejos como se afirma que hubo, y así lo comprobó la justicia en mi caso. Para la justicia es claro que el Congreso Nacional, es una rama totalmente diferente al Gobierno. Además si hubiera alguna duda sobre malos manejos, los inculpados hubieran sido quienes manejaron dichos recursos y ejecutaron las obras, y no yo quien presentó la ley que hizo posible la primera etapa del acueducto de Villavicencio, que además fue el acueducto por más de 12 años.

3. Comprendo que solo existe confusión para ustedes, más no mala fe. Ahora pregunto estarán ustedes en capacidad de comprender que ciertas personas pueden utilizar, y utilizan de hecho, este tipo de infamias cuando hay intereses políticos o mala fe de por medio? 4. En toda mi vida pública, larga por cierto, no hay sobre mis acciones administrativas o legislativas, una tan sola amonestación. No es suficiente? 5. Por último, quiero recordar a todos mi mensaje en la entrevista: Tranquilos, tranquilos, sólo he regresado intelectualmente a la vida política.

Jorge Ariel Infante Leal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.