Secciones
Síguenos en:
UN COLEGIO DEL NORTE EN EL SUR

UN COLEGIO DEL NORTE EN EL SUR

La pregunta de la maestra Rosa de Beltrán rompió el silencio de los 40 estudiantes de quinto de primaria.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de septiembre 2000 , 12:00 a. m.

El manual de convivencia se cumple?.

No profe . Faltamos a la norma del respeto en el salón. Los niños dicen groserías y a mí se me va la mano tirándoles puños. Aunque ahora les pego menos , responde rápidamente María Eugenia Carvajal, la mayor del curso. Tiene 15 años de edad, pero revela menos.

Habla sin temor. No habría hecho lo mismo, dice, si estuviera en uno de los colegios distritales del sur, donde estudiaba el año pasado.

Con seguridad agrega los profesores allá me habrían vaciao . En cambio, aquí la maestra nos escucha, nos quiere, nos regañan menos y con ella hemos aprendido más .

Esa misma apreciación la tienen otros alumnos consultados en este plantel con 460 estudiantes de primaria. Esto parece un , agregan.

Y es como si lo fuera. Porque el colegio distrital Arborizadora Alta no lo administra la Secretaría de Educación del Distrito (SED).

La razón: Arborizadora es uno de los 16 colegios entregados por la SED en concesión a las entidades particulares y lo administra el Gimnasio Moderno, uno de los planteles privados más importantes de la ciudad.

El rector del Gimnasio, Juan Carlos Bayona, y los 16 profesores contratados para trabajar de tiempo completo en este plantel, recibieron en abril pasado la edificación de dos pisos con las 24 aulas. Las obras y la dotación costaron 5.200 millones de pesos a la SED.

Los educadores recibieron junto con la planta física, a Carvajal y los demás alumnos de estratos 1 y 2, entre los 5 y 15 años, matriculados por la Secretaría de Educación. Los padres de los escolares pagaron a la SED 30 mil pesos por el año de estudio de cada estudiante.

El Gimnasio, para entonces, ya había firmado el contrato para administrar el colegio durante los próximos 15 años. Según el acuerdo, la Secretaría pagará por el primer año de la concesión cerca de 1.000 millones de pesos. Incluye los 984 mil pesos que la SED paga por la educación anual de cada alumno.

Esos mismos trámites siguieron las otras 4 organizaciones Fundación Educativa Juan Bosco, Comfenalco, Cafam y Colsubsidio que administran los planteles entregados en concesión y donde estudian más de 10 mil alumnos de primaria de bajos recursos y de diferentes sectores de la ciudad.

La Secretaría ha invertido en las concesiones, obras y dotaciones de los planteles, más de 80 mil millones de pesos.

El primer cambio que se produjo en el colegio fue el de su nombre. Ahora se llama Gimnasio Distrital Sabio Caldas. Luego han seguido otros cambios, pero en los comportamientos y las clases. La experiencia ha sido impactante. Los niños que entraron a estudiar hace 5 meses, no son los mismos de hoy , expresa la trabajadora social del colegio, Diana Martín.

Tiene profesores de tiempo completo y clases entre las 7 a.m. y 2 p.m. Reciben dos refrigerios que para muchos de los alumnos son los nicos alimentos que consumen en el dia.

Esos cambios empezaron a notarse en la segunda semana de clases, cuando ya comenzaron a llegar al aula con la cara y los uniformes más limpios. Les estamos inculcando el hábito del aseo y por qué es importante tenerlo , dice Martín.

Ellos ya no botan papeles al suelo, no garrapatean grafitos en los baños ni en las paredes, intentan no hablar a gritos ni insultar a los compañeros. Tratan de respetar el manual de convivencia...

Los estudiantes, a su vez, notaron cómo sus profesores eran diferentes no solo en el trato sino también en la forma de educar. Nos oyen, tienen paciencia para enseñarnos y con ellos no perdemos clases , cuenta sonriente Carvajal.

Ester Durán, otra de las alumnas de quinto, encuentra admirable que : la profesora sí tiene tiempo para escuchar nuestros problemas y nos aconseja qué hacer. Eso no podía hacerlo en el otro colegio .

Es la disciplina de confianza que los maestros están desarrollando en el colegio. Se trata de la humanización de la pedagogía, el mismo esquema aplicado en el Gimnasio Moderno.Bayona explica esa disciplina: significa que el maestro antes de responderle al niño, debe acompañarlo; antes de gritarlo, seducirlo; antes de juzgarlo, aconsejarle y antes de castigarlo, invitarlo a caminar .

El trabajo pedagógico y social de los profesores es intenso y será de 15 años para tratar de cambiar unos esquemas y una cultura que no puede variar de la noche a la mañana, comenta Alba Lucía Bustamante, profesora de primero de primaria.

En el salón, agrega, los niños reflejan la enseñanza recibida de sus padres: la agresividad, el egoísmo o la prevención con prohibiciones como no prestar los colores, robarles los lápices a los compañeros, hacerse oír a los gritos...

Esos comportamientos condujeron a las directivas del Gimnasio Moderno a iniciar esta semana el programa Escuela de padres . Buscan darles orientación, entre otros aspectos, en la formación de valores, las relaciones de pareja y la educación del niño.

Se realizar n otros programas de salud y pedagog a con los padres y para la organizacin de la comunidad. Ser n los siguientes pasos en este proceso que Bayona y los profesores encuentran como oportunidad nica para realizar una labor social y un intercambio de relaciones sociales .

Por ahora, a Mar a Eugenia Carvajal y a sus compaeros de colegio, ese intercambio les ha servido para experimentar un sentimiento nuevo: la estimacin por el plantel y su profesorado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.