LA CÁMARA, EN INTERINIDAD 1

LA CÁMARA, EN INTERINIDAD 1

La renuncia del presidente de la Cámara de Representantes, Armando Pomárico, originada en los escándalos de corrupción administrativa ocurridos bajo su administración y tras la inesperada intervención del propio presidente Andrés Pastrana, dejó a esa corporación legislativa en interinidad.

27 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Anoche, al cierre de esta edición, sesionaba una junta extraordinaria de parlamentarios liberales colaboracionistas (que acompañan al Gobierno), la cual buscaba afanosamente una respuesta a la crisis desatada por la salida de Pomárico.

Entre tanto, los dos vicepresidentes de la Cámara, el conservador Luis Norberto Guerra y el liberal oficialista Octavio Carmona, señalaron a EL TIEMPO que por ahora no van a renunciar, pese a la solicitud que en tal sentido hizo el presidente Pastrana e incluso sugirió Pomárico al presentar su dimisión.

Guerra, primer vicepresidente de la Cámara, explicó que, si bien no va a renunciar, deja en manos de la junta de parlamentarios conservadores una determinación al respecto. Sea cual sea la decisión que adopte la junta de parlamentarios de mi Partido voy a acatarla , agregó.

A su turno, Carmona, segundo vicepresidente, aseguró que no va a dimitir. Renunciar es como declararme responsable y yo lo que sostengo es que no tengo absolutamente nada que ver con esta situación .

Carmona insistió en la necesidad de declarar insubsistentes a los jefes de Presupuesto, Bienes y Servicios, Control Interno y de la División Jurídica de la Cámara de Representantes. Se van todos, no vamos permitir nada . Gustavo Quintero, jefe de Jurídica, fue capturada el jueves por el DAS.

Ayer en la tarde, el ministro del Interior, Néstor Humberto Martínez, calificó de lamentable este episodio y afirmó que el Gobierno, como el país, espera decisiones rápidas de la justicia y de los órganos de control frente a estos hechos.

Es importante que el principio de la responsabilidad política haya tomado cuerpo y, en la medida en que este es un concepto que abarca la responsabilidad en la elección de los colaboradores, es válida la reflexión formulada por el señor Presidente de la República, para que la responsabilidad política se extienda a la mesa directiva que tomó esas decisiones en su momento , agregó.

Lo cierto es que el artículo 45 del Reglamento del Congreso exige que la falta absoluta del Presidente de la Cámara sea suplida a través de la elección de uno nuevo, que debe actuar hasta el final de la respectiva legislatura.

De otro lado, el ministro Martínez recalcó sobre la necesidad de tramitar una nueva reforma política que incluya sustanciales cambios al Congreso de la República. En estos momentos esa reforma es inaplazable. El Gobierno promoverá un consenso inmediato para que la reforma política se abra paso .

Martínez reveló que para ello, este miércoles el presidente Pastrana va a convocar a los distintos sectores políticos.

Se requiere una reforma audaz porque más de lo mismo solamente le hace daño al sistema democrático. Creo que hay una conciencia en el Congreso de que la reforma no da más espera , puntualizó Martínez en diálogo con EL TIEMPO.

Irregularidades que provocaron la crisis Las investigaciones adelantadas por la Fiscalía, la Procuraduría y el DAS han revelado que en los últimos meses la mesa directiva de la Cámara de Representantes, presidida por Armando Pomárico, realizó alrededor de 60 contratos por más de 5.000 millones de pesos.

Los contratos, hechos por el director administrativo de esa corporación, Saúd Castro, variaban en su objeto pero cada uno fue suscrito por una suma promedio de noventa millones de pesos, con lo cual se evitó la realización de una licitación pública.

También hay denuncias de nómina paralela.

Estas irregularidades llevaron a la reciente captura de seis personas, incluido Castro. El DAS detuvo a Angel Alberto Hernández, supervisor de la División Administrativa de la corporación; Gustavo Quintero, jefe de la División Jurídica; y los contratistas Roberto Ortega, Mario Carrizosa y Consuelo Hernández.

La contratación, que se cerró en diciembre del año pasado, cuando la Cámara estaba en receso legislativo, se circunscribió a actividades relacionadas con reparación, mejoras y mantenimiento de las instalaciones de la Cámara, cuya urgencia y necesidad hoy ponen en duda las autoridades.

Por ejemplo, para lavar la fachada en mármol del Capitolio Nacional se autorizó una partida por 93 millones de pesos y para hacerle mantenimiento a las escaleras de emergencia del edificio nuevo del Congreso, más de 92 millones.

Otros contratos, cuyos montos ascendieron a 170 millones de pesos, fueron suscritos para impermeabilizar unas partes de la terraza del edificio nuevo. Para este fin se hicieron dos contratos por valores superiores a los 80 millones de pesos, pero con dos empresas diferentes. Según Castro, ello se debió a que la impermeabilización se tenía que hacer por sectores.

También se hizo un contrato para un arreglo de las ventanas de este mismo edificio por casi 93 millones de pesos. Dichas ventanas son blindadas y se instalaron hace dos años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.