VIUDOS, A LA CAZA DEL AMOR

VIUDOS, A LA CAZA DEL AMOR

Si estaba felizmente casado quiero seguir felizmente casado , le dijo a todo el mundo el maestro Jorge Elías Triana, y a los siete meses de enviudar volvió a unirse con una mujer.

27 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Contraer matrimonio luego de quedar viudo es más normal de lo que la gente se imagina. Un paso que es más usual que se presente en los hombres, aunque también se han dado casos de mujeres que dejan atrás el peso social, la recriminación de sus hijos y la carga de culpabilidad.

Bien conocidos son los casos de personalidades como Paul McCartney. Luego de dos años de la muerte de Linda, con quien compartió su vida durante 30 años, hoy estrena romance. Similar tiempo se tomó el duelo del ex presidente Belisario Betancur, quien de nuevo encontró el amor en Dalita Navarro. Más años le tomó al canciller Guillermo Fernández de Soto decidirse a romper con su viudez y proponerle matrimonio a Alexandra Kling.

Es similar la situación del decorador Vicente Contreras, quien se sintió aliviado de que su esposa, compañera durante 25 años, muriera luego de un doloroso cáncer. El sufrimiento había sido largo y contó con el apoyo de la familia cuando les anunció, a los diez meses, que se casaría nuevamente. En ella encontré compañía, mucha comprensión y prudencia para poder continuar mi vida .

Algunas de las causas que llevan a un hombre a llenar rápidamente el vacío que dejó su compañera son, según. el sicólogo Fernando Bohóquez Velásquez, de la Clínica Colombiana de Sexualidad Familia y Pareja, en primer orden la soledad, máxime cuando se ha convivido con alguien durante muchísimos años. Otra de igual importancia, es solucionar sus problemas domésticos: arreglo de la casa, la comida y hasta la manera de vestirse.

En muchas ocasiones una nueva relación se desarrolla también con facilidad cuando el amor con la anterior pareja se había muerto de pi , se había gastado , dice Bohorquez.

Viudez eterna? María del Socorro Pinzón, cumple seis meses de viudez. Estuvo casada con Jorge Elías Triana durante 12 años y su forma de llevar duelo es singular: Voy con mi banquito al cementerio y allá lo lloro todo lo que pueda. Pero por lo demás me divierto cada vez que lo recuerdo. Es horrible desaparecer a la persona que se quiere, por eso tengo todo lo suyo y hasta enmarqué sus pinceles preferidos .

Ella no se volvería a casar porque me parece que el mejor marido fue Triana. No me gustaría comparar a otro con el que creo fue el ser más maravilloso que he conocido, así nos lleváramos 22 años de diferencia .

Sobre esta circunstancia el psicólogo Fernando Bohórquez Velásquez, dice, que es frecuente en la mujer, luego de una buena relación, pensar que es muy difícil ganarse dos veces la lotería . En particular si tiene solucionada su vida en lo afectivo y económico .

Igual posición tiene Celmira Luzardo, quien enviudó hace 20 años y si me hubiera enamorado al mes, seguramente me habría casado, porque me fue muy bien en mi matrimonio. No fue así y lo fui pensando y pensando, hasta que le cogí pánico a una segunda unión. Emocionalmente no he necesitado un hombre a mi lado .

Y aunque María Cecilia Botero encontró de nuevo el amor con Mauricio Reina, no se volvería a casar. Como viuda tengo organizada mi vida. Me casé dos veces y no pienso reincidir. Favorece a nuestra relación que Mauricio es un soltero empedernido .

Ella opina que, en efecto, es más frecuente que los hombres se vuelvan a organizar porque no asumen la soledad con todas sus consecuencias. Ellos cuando se separan, sin mucho margen de error, es porque tienen otra, no para irse a vivir solos .

En fin, todo indica que es mejor no pensarlo mucho, y si se encuentra un nuevo amor, tomar el riesgo de volverse a casar. En materia de viudez no hay segundo malo.

Un tiempo para olvidar Expertos en sicología del duelo, como Isa Fonnegra de Jaramillo afirman que para asumir una nueva relación es conveniente primero haber superado todas las etapas de lo que podría llamarse un duelo bien elaborado. En su libro De cara a la muerte, la experta Therese Rando, aconseja cómo llevarlo.

-Reconocer la pérdida: admitir y entender la muerte.

-Reaccionar ante la separación: permite sentir, esto es, identificar, aceptar y expresar emociones y sentimientos.

-Recordar y reexperimentar la relación: admitir y revivir los sentimientos, los recuerdos y los momentos compartidos, ya sean buenos o malos, en forma realista.

-Replantear los papeles: estar dispuesto a replantear la identidad previa, el estilo, los valores y las prioridades de la anterior forma de vida, aceptando que el mundo presuntivo cambió irremediablemente.

-Reacomodarse: adaptarse a un mundo nuevo, diferente e incompleto, si se le compara con el anterior; sustituir la relacióna energía psicológica: orientar el amor, el interés y la dedicación que ligaba al doliente con quien murió hacia la búsqueda de nuevos proyectos, ilusiones, afectos y motivos para vivir.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.