LAS DOS TRABAS

LAS DOS TRABAS

Cada noticia mala de Colombia está hecha de dos componentes. Uno es la falta de carácter de alguna figura. Otro es la apropiación abusiva de algún bien público.

28 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

lo que explica el más reciente escándalo en la Cámara. Un presidente torcido o agradecido que designa al ahijado de un cacique para que reparta favores entre los pupilos de otros caciques.

que muestra el libro-revancha de Samper. Un texto de historia escrito para ocultar la esencia de la historia. Unos embajadores y ministros que renunciaron por oportunismo pero dijeron que era por carácter. Y muchos oportunistas que aceptaron, no renunciaron o ascendieron después de conocer la esencia de la historia.

Lo que causó la quiebra de ISS y del sistema de pensiones todo. Una serie de gerentes que a lo largo de 30 años se turnó entre la ineptitud, el autobombo, el serrucho y el ocultamiento culpable de la aritmética por darles gusto o no pisarles callos al padrino, al sindicato, a los patrones, a los asegurados o al Ministro de Hacienda.

que dejó ver el reportaje a Castaño. Un jefe político-militar que no asume responsabilidad por las órdenes que imparte, sino que se esconde en que así es la guerra y él es una víctima. Unos medios amarillos, que por eso callan la diferencia entre explicar un acto y justificar un acto. Y la complicidad admitida de dueños de fincas, clase media, algunos militares y unos cuantos narcos .

que subyace a la crisis financiera. Legisladores y superintendentes a quienes algún cacao les endulzó el oído. Leyes laxas y ganancias enormes que se esfumaron. Pago a montón de deudas privadas con recursos públicos. Y gerentes rosqueros o ladrones en la banca oficial, hasta cavar un hueco de 7,2 billones.

La lista podría ampliarse en muchas direcciones. A los crímenes de las Farc o al sobrecosto en las licitaciones. A la toma de las cárceles o la ruina de los departamentos. Al sube y baja de la extradición o a por qué no funcionan las escuelas. A la intromisión perenne de los gringos o a la inutilidad perenne de nuestras reformas .

Y es porque la malla de intereses de los violentos, de los narcos, de la DEA, de las clientelas, de los monopolios y de la oligarquía sindical, forma un círculo de asfixia alrededor del bien público. Y porque quien quiera hacer una carrera pública en Colombia tiene que escoger entre esos intereses o pasar de agache ante uno o más de ellos.

No es un asunto individual ni es un juicio moralista: son las reglas del juego. Y no es que en otros países falten los intereses aquellos; es que en Colombia aplastan brutalmente al pobre interés público.

eso abundan las figuras que actúan en favor claro de un interés poco claro: son los jefes de los grupos armados, los narcopolíticos conocidos, los fundamentalistas línea DEA, los clientelistas que posan (y a veces pasan) por estadistas, los neoliberales a sueldo de los muy ricos y los socialdemócratas rentistas del Estado.

Por eso, el precio de llegar al poder es el pacto abierto o cubierto con uno o más de aquellos seis poderes. Por eso, aquí no llegan los que deberían y los que llegan, llegan como no debían. También por eso, defender el interés público en Colombia es hacer oposición, no importa quién sea el Gobierno.

eso, la defensa pública del interés público es tan improbable, es tan solitaria y es tan peligrosa. También por eso los ingenuos empeñados en anteponer el bien público a su carrera pública tenemos que sumarnos en una sola fuerza formidable.

Entonces, y sólo entonces, será posible hacer carreras públicas al servicio del público.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.