SE AGUDIZA CRISIS EN LA CÁMARA

SE AGUDIZA CRISIS EN LA CÁMARA

En un hecho sin precedentes, el vicepresidente de la Cámara, Luis Norberto Guerra, se rehusó a renunciar a su cargo, a pesar de la grave crisis política generada por los escándalos en la contratación administrativa y de la unánime solicitud de sus compañeros.

30 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Este hecho agudizó aún más la dificultad institucional en que está sumida la Cámara y que ayer provocó la aceptación de la renuncia del presidente y del segundo vicepresidente de esa corporación, Armando Pomárico y Octavio Carmona, respectivamente.

Luis Norberto Guerra, quien presidió la plenaria durante la mayor parte del tiempo, tuvo que ser retirado del recinto por varios minutos para ser sometido a un chequeo médico, pues según sus propios colegas, el grado de presión al que estuvo sometido afectó su estado emocional al punto de que no se le veían las condiciones mentales para tomar una decisión , según expresó un parlamentario de la bancada conservadora.

Cuando se esperaba que Guerra renunciara, tras cerca de dos horas de discusión en la todos los intervinientes pidieron su renuncia, el parlamentario antioqueño dijo: Ante tanto comentario elogioso a favor de mi nombre, les digo que no renuncio e inmediatamente se subió a la presidencia y agregó: Se levanta la sesión y se convoca para el próximo martes . Ahí fue Troya. Se vieron caras de confusión. Los congresistas más osados llegaron a decir que Guerra se había vuelto loco .

Este señor lleva 24 horas tomándonos del pelo, pues desde anoche me autorizó para decirles a los medios que había un acuerdo para su dejación del cargo , dijo el representante Mario Rincón.

De inmediato, la plenaria, por mayoría absoluta, revocó la decisión adoptada por Guerra, a petición del representante Alonso Acosta, quien entró a presidir la sesión. En ese instante, el representante Germán Navas solicitó la elección de las dos vacantes que quedaron en la mesa directiva. Tras el bochornoso incidente se abrió la posibilidad de que a Guerra se le abriera una investigación disciplinaria.

Al cierre de esta edición, la Cámara seguía en sesión para elegir la nueva mesa directiva. Los candidatos mejor perfilados para ocupar los puestos presidente y segundo vicepresidente eran Nancy Patricia Gutiérrez, liberal colaboracionista, y el independiente Gustavo Petro.

Carta a Pastrana Antes del episodio en la Cámara, el ex candidato presidencial Horacio Serpa, en carta al presidente Pastrana, le solicitó aplicar el criterio de la responsabilidad política a todos los funcionarios de su gobierno comprometidos en los escándalos de Dragacol, Chambacú, el Banco del Estado y el Banco Andino y en la polémica asignación de partidas hechas por el Ministerio de Hacienda al Congreso, por intermedio del Fondo de Compensación Interministerial.

Serpa propuso convocar a un gran acuerdo que se traduzca en un reforma política radical. El Congreso se sacude fuertemente o se acaba...los partidos se reforman o desaparecen , advierte.

Modificar la circunscripción nacional para el Senado y mantenerla solo para las minorías, reducir el número de congresistas y no descartar el tránsito hacia un parlamento unicameral; imponer la elección de congresistas por el sistema de listas únicas, eliminar la contratación de supernumerarios en el Congreso y quitarle a los congresistas cualquier manejo administrativo de la institución, son, entre otras, las iniciativas de Serpa.

A su vez, el Partido Liberal anunció sanciones severas, a través del Consejo de Control Etico de la colectividad, contra los liberales comprometidos con los recientes escándalos de corrupción en el Congreso, quienes podrían ser expulsados y no podrían participar en la Constituyente.

Horas antes, el ministro del Interior, Néstor H. Martínez se había referido a los cuestionamientos hechos por el contralor Carlos Ossa, sobre el envío de recursos del Fondo Interministerial, al Congreso.

Martínez reveló que ese Fondo también le asignó dineros a la Contraloría General, cercanos~a los 3.500 millones de pesos. Ese giro no se puede interpretar como un mecanismo que le esté bajando la cerviz a la Contraloría o compre la conciencia del Contralor, porque sabemos de su independencia , acuñó.

Por si fuera poco, la senadora Ingrid Betancourt denunció ayer la existencia de una nómina paralela en el Congreso, compuesta por 300 personas, pagados entre 1998 y 1999.

Betancourt responsabilizó de los hechos al ex presidente del Senado Fabio Valencia Cossio, quien recordó que fue él quien denunció las presuntas irregularidades ante la Procuraduría y Contraloría y agregó que los hechos presentados por la senadora habían sido denunciados por EL TIEMPO, el 24 de octubre del año pasado. La parlamentaria reveló, que de una cuenta del Senado en una de las oficinas del Banco Ganadero se extraviaron 3.000 millones de pesos y pidió una investigación de la Contraloría.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.