DECIR NO

DECIR NO

Hace dos años y medio llegó a Bogotá. Desde niña, así suene a lugar común, quiso ser actriz. La fría, insegura y alborotada capital le dio la oportunidad.

31 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

No es un rostro conocido (puede serlo pronto, tarde o nunca). Ahora mide su talento, lástima que no exista un metro para determinar estas longitudes, en Padres e hijos y Pandillas. En su corta carrera, muy cortica, ya hay un reconocimiento: opcionada a ganarse el Tv y novelas como la revelación del año. Tiene madera por pulir.

En Bogotá ya aprendió dos cosas: trabajar en la televisión y, básico, decir no. En esta ciudad quería demostrarme algo así misma, pero la gente empezó a hacerme mucho daño. No sé si es una epidemia, pero en Colombia el 80 por ciento de la gente es envidiosa: entre mejor te vaya, más mal te quieren ver .

Vive sola. La soledad es dura. Abro las puertas de mi apartamento y no hay nadie. Te acuestas sin poder contarle a nadie las cosas. La gente cree que en el mundo de la TV estás rodeado de gente y eres feliz, pero en este medio es donde más existen las depresiones .

Para ella la soledad es buena cuando le permite conocerse así misma. Sin embargo, lo difícil en Bogotá fue enfrentarse a acontecimientos que no se esperaba. Me hablaron de la droga que se movía en esta ciudad y en mi primera salida no toma, ni tinto, no fuma y baila poco me senté en una ventana a mirar la rumba y descubrí que la gente estaba ida. Esa noche tuve el carácter suficiente para decir no.

El sexo también se asomó. Al comienzo hubo propuestas. siempre a cambio de algo. Parece que los hombres de esta ciudad están a la expectativa de qué niña nueva llega para cogerla entre todos y dañarle la vida, la cabeza, la reputación. Me aterró eso.

Angelly considera que la televisión, en ese sentido, se ha moderado. Ahora existen otro clase de requisitos para ganarse un papel. Uno no puede pensar que para pasar una prueba debe acostarse con un director . Sin determinar si fue de noche, o de día, otra vez dijo no.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.