VILLAGÓMEZ ESTÁ AISLADO

VILLAGÓMEZ ESTÁ AISLADO

Leonidas Fajardo es tal vez uno de los pocos habitantes del municipio de Villagómez que no se queja del bloqueo al que está sometido el municipio desde que el pasado 26 de febrero, día en el que el puente sobre la quebrada Los Toros, ubicado entre Pacho y el caso urbano de esta localidad, se derrumbó.

25 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Aunque Fajardo reconoce que esta situación no puede continuar así por mucho tiempo, él ha aprovechado la crisis vial que ha ocasionado el colapso del viaducto para ganarse unos pesos de más; para ello, está manejando una tarabita de 80 metros de largo, es decir, uno de los pocos eslabones que impiden que el aislamiento sea total.

Por la cuerda de este arcaico medio de transporte y moviendo a mano una enorme palanca de metal, Leonidas y dos obreros más hacen circular una canasta de un metro cuadrado de ancho en la que pasan de lado a lado de la quebrada cualquier cosa que se les atraviese.

Cobra 300 pesos por viaje y 400 cuando el trayecto es en subida, o sea, cuando la carga sale de Villagómez y necesita llegar hasta el otro lado de la quebrada y continuar el viaje hasta Pacho.

Leonidas, que instaló la tarabita horas después de que el puente se cayó debido al fuerte invierno y a las fallas geológicas que desestabilizaron los terrenos, convirtió esa herramienta en una solución para el comercio de mercancías. Por allí ha logrado transportar ganado, arrobas de yuca, naranja y papa, cantinas de leche, motos, y hasta un difunto que venía de Pacho y debía ser sepultado en Villagómez.

Me tocó pasarlo con ataúd y todo porque para sus familiares era imposible transportar la caja a pie , explicó.

Sin embargo, mientras que unos utilizan este improvisado medio de transporte para llevar la carga, y uno que otro habitante arriesgado supera la caída del puente montado sobre la tarabita, otros atraviesan a pie un camino que los mismos pobladores construyeron sobre la montaña y que bordea un abismo de más de 50 metros.

Por este pasan los habitantes que hacen tránsito entre Villagómez y Bogotá o viceversa, para luego continuar su recorrido en flota o en camperos que hacen expresos hasta el pueblo.

También lo usan los niños de las veredas Buenavista, Argentina Alta y Veraguita, entre otras, que necesitan ir hasta el casco urbano a estudiar. Igualmente, lo utilizan los enfermos y heridos más graves de Villagómez que deben ser trasladados a pie y en camilla para que una ambulancia, que permanece apostada al otro lado de la quebrada, los lleve hasta los hospitales de Pacho o Bogotá.

Paime también vive su drama Pero el aislamiento que también afecta al municipio de Paime (incluidas las inspecciones de Tudela y Cuatrocaminos), ubicado a 20 kilómetros de Villagómez no solo se produce por la caída del puente sobre la quebrada Los Toros. En el trayecto Bogotá-Pacho-Villagómez.Paime, hay otros tres obstáculos.

Uno, el puente ubicado sobre el río Mencipá que está en construcción y que solo estará en servicio dentro de un mes, y el otro, el viaducto sobre la quebrada Chircal, a pocos kilómetros del casco urbano de Villagómez, el cual está a punto de caerse.

Por el último está prohibido el tránsito de vehículos por recomendación de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres que efectuó una inspección ocular. A pesar de esto, los conductores de buses y camiones lo siguen utilizando, haciendo caso omiso al riesgo que ofrece.

A este hay que agregarle la destrucción, el jueves pasado, de cien metros de bancada sobre la carretera que une a Pacho con Villagómez, exactamente sobre el río Veraguas.

En conclusión, un persona que necesite viajar entre Paime y Bogotá, deberá hacer cuatro transbordos, uno cuando llega a Mencipá, el segundo al pasar por Chircal (allí los conductores le aconsejan a los pasajeros bajarse de los vehículos y pasar a pie), una más cuando llega al puente sobre la quebrada Los Toros y el último, siete kilómetros antes de llegar a Pacho.

Esta serie de obstáculos se han convertido en un problema social para toda la región e incluso, para el municipio de Quipama en Boyacá, para el cual esta vía representa la posibilidad de llegar a la capital del país en, aproximadamente, diez horas.

Según datos de la Personería municipal de Villagómez, el transporte al igual que el costo de algunos productos de primera necesidad han aumentado en más del 30 por ciento. Cabe anotar que el tiempo de los trayectos entre los municipios mencionados se ha duplicado. Por ejemplo, una persona entre Paime y Bogotá gastaba cuatro o cinco horas. Ahora, en ese mismo tramo, emplea cerca de ocho horas.

Así mismo, el precio de los productos agrícolas, al igual que el ganado, perdió competitividad en los mercados de Pacho, donde se efectúa la mayor comercialización; esto debido a que los campesinos y comerciantes deben pagar mucho dinero en fletes para superar los transbordos, dinero que deben recuperar subiendo el precio de los productos.

Uno de ellos es Ciro Antonio Cujar que vive del comercio de yuca, chontaduro, naranja, entre otros productos y quien los lleva no solo a Pacho, sino a Cajicá y Zipaquirá.

Antes, por llevar desde Paime hasta Pacho 120 o 140 bultos de naranja pagaba 400 mil pesos, ahora esos fletes han aumentado en casi el doble, porque me gasto casi 700 mil , dijo Cujar.

Eso sin tener en cuenta el precio de la gasolina, que según los habitantes, en algunos lugares aumentó de 2.000 a 4.500 pesos por galón.

Hay soluciones Alex Rodríguez, secretario de obras públicas del departamento, explicó que ya se contrató con la firma de ingenieros Murillo-Lobo Guerreo la construcción de un puente en el sector de Los Toros, que permitirá desembotellar el tránsito vehicular por ese sector.

Esta obra puede costar 80 millones de pesos, dinero que no incluye la compra de algunos predios que pueden ascender a 20 millones más, suma que también será asignada por la Gobernación.

La idea era construir una variante que costaba 1.200 millones, pero ahora, ante la necesidad de una solución urgente, se decidió hacer un puente provisional , dijo Rodríguez Según Camilo Arciniegas, representante de la firma Murillo-Lobo Guerrero, este viaducto puede estar terminado en 30 días, aproximadamente, ya que los trabajos, según Arciniegas, comenzarán la otra semana. No será una obra temporal; esta perdurará en el tiempo y permitirá mientras tanto buscar una solución definitiva a largo plazo , agregó.

Por su parte, Rodríguez explicó que para la bancada que se cayó el jueves se va a otorgar una partida adicional, cuyo monto será determinado dependiendo del diagnóstico de los daños.

Por su parte, Rodrigo Bustos, secretario de Gobierno del departamento, dijo que esa oficina ya asignó 200 millones de pesos para la construcción de una variante de 3.5 kilómetros en el sector de Chircal. De esa forma se evitará el uso del puente que existe en la zona, el cual puede derrumbarse en cualquier momento.

Los recursos serán entregados la próxima semana y el Alcalde de Villagómez será el encargado de manejarlos. En ese punto, la Gobernación de Cundinamarca ya invirtió otros 20 millones en la compra de predios que permitirán iniciar los trabajos.

Pablo Fajardo, alcalde de Villagómez explicó que con la destrucción de la bancada en el sector de Veraguas, el jueves pasado, el municipio quedó totalmente incomunicado, ya que la ruta alterna entre los sectores de Pasuncha-Mata de Ramos-Cerro Azul-Mencipá trayecto que había sido considerada como una carretera alterna no sirve para el transporte de carga y pasajeros; incluso, así sea rehabilitada con 30 millones de pesos que ya le fueron entregados a la Asociación de Municipios de la zona.

Esa es, prácticamente, una trocha de dos metros y medio de ancho por la cual no cabe sino un solo carro, tipo campero. Además, solo le sirve a los habitantes de Paime , dijo Fajardo El mandatario agregó que el puente que se construye actualmente sobre el río Mencipá podrá ser utilizado desde el próximo 10 de abril. Esa sería la primera solución a los cuatro obstáculos existentes.

COMO SI FUERA poco, la destrucción de la bancada, a kilómetros de la carretera que une a Pacho con esta población. El costo de la vida se disparó en un 30 por ciento. Ya hay soluciones.

Fotos: Felipe Caicedo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.