LOS SABUESOS DE SAYCO Y ACIMPRO

LOS SABUESOS DE SAYCO Y ACIMPRO

Si usted invita a algunos amigos a su casa con el deseo de escuchar música, tenga mucho cuidado, pues los sabuesos de Sayco y Acimpro pueden caerle -sin ser invitados- para cobrarle el impuesto de derechos de autor e interpretación musical.

20 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Los representantes de las dos agremiaciones que en Colombia dicen proteger a los autores, compositores e intérpretes de música, Sayco y Acimpro, viven olfateando fiestas, bazares, conciertos y cuanta reunión popular se programe o realice y en la que haya presentación de artistas o se difundan temas musicales a través de equipos de sonido para pasarles la cuenta de cobro de los derechos de autor.

En días pasados le cayeron al Instituto de Cultura y Bellas Artes de Duitama, Culturama, que organizó un concierto para dar inicio a las actividades académicas y culturales del presente año. La reunión artística no se programó pretendiendo una utilidad económica, dijo la directora de Culturama, Sonia Yanneth Manrique Hurtado. A pesar de ello, el representante de Sayco y Acimpro en Boyacá, Carlos Eduardo Díaz Moreno, se pescó la realización de ese concierto a través de las páginas de los periódicos y le cayó a la directora de Culturama, advirtiéndole que si no cancelaba la suma de 100 mil pesos, monto para este evento del impuesto de derechos de autor, no podría realizarlo.

Al respecto, Díaz Moreno le hizo llegar copia de una circular en la que se lee: La alcaldía es solidariamente responsable por la evasión en el pago de los derechos de autor si el organizador de los eventos no presenta el programa acompañado de la respectiva autorización emitida por Sayco, como prueba fehaciente de haber cancelado a Sayco los derechos de autor .

Otros paganinis A la Corporación Bachué de Duitama, empeñada en trabajar por la salud y la recreación de la tercera edad, también le llegaron los sabuesos de Sayco y Acimpro.

Para realizar el primer reinado departamental de la tercera edad, la Corporación Bachué organizó dos conciertos de gala para promocionar a los artistas de la región y con ello conseguir algunos recursos para llevar a cabo su reinado.

Las exigencias económicas del representante de Sayco y Acimpro llevó a la Corporación Bachué a suspender esta clase de eventos artísticos, pues encuentran que el impuesto de derechos de autor, como se está aplicando, no es más que el obstáculo número uno para la promoción de los artistas y la divulgación de la música colombiana.

Albeiro Botero, oriundo de Manizales, que hace tres años abrió en Duitama la Cafetería del Centro , considera lesivo el impuesto de derechos de autor para su precaria economía. El año pasado pagó 27 mil pesos por usar un equipo de sonido donde pasa algunos discos compactos o casetes para ambientar su pequeño negocio.

Lástima que esos dineros no beneficien a los artistas de la región o al menos debían servir para apoyar a los serenateros. Todo se va para Bogotá. Ni siquiera tienen oficina en Duitama, no le dan empleo a nadie , dijo Botero.

El expresidente de la Asociación Comunal de Duitama y ahora concejal, Efraín Vergara Calderón, el año pasado fue víctima del cobro de ese impuesto cuando fue a solicitar el permiso para realizar un bazar en la vereda San Antonio Norte. Para obtener autorización para su bazar debe traer primero copia de la consignación de 100 mil pesos por derechos de autor , fue el requerimiento que le hicieron en la Secretaría de Gobierno.

Por esta causa, Vergara Calderón suscribió junto con los concejales Pablo Zambrano y Rafael Antonio Rojas, una proposición que fue aprobada en las pasadas sesiones del Concejo y en la que se solicitó a Sayco y Acimpro revocar el cobro de los derechos de autor por los bazares y actividades culturales y artísticas que organicen las acciones comunales, dado el estado económico en que estas organizaciones se encuentran hoy.

Contra la pared El cobro de los derechos de autor coloca a los alcaldes, secretarios de gobierno y a las autoridades de policía contra la pared, dado que son las personas obligadas a hacer efectivo el pago de ese impuesto.

El secretario de gobierno de Duitama, Iván Mariño Silva, así lo señala dado que permanentemente se les está recordando la Ley 23 de 1982 y la decisión 3511 de 1993 de la Comunidad Andina de Naciones sobre derechos de autor y la Directiva Presidencial 01 de febrero 26 de 1999 sobre protección de los derechos de autor, en general, Según el funcionario, Sayco y Acimpro, con fundamento en estas normas, vienen reiteradamente conminándolos a darle cumplimiento y que previo un espectáculo artístico y cultural organizado por particulares o entidades oficiales, cobren o no la entrada a los mismos, se debe exigir el paz y salvo de derechos de autor.

La ley es muy puntual y no hace las exenciones que en justicia debiera hacer, pues las presentaciones de artistas o de eventos donde se ejecuten obras musicales en público, así sea sin ánimo de lucro, no se eximen del pago de ese impuesto , señaló Mariño Silva.

El secretario de Gobierno de Duitama dijo que la presencia institucional de Sayco y Acimpro solo es para hacer el cobro del impuesto de derechos de autor, tanto que su representante para Boyacá y parte de Santander se denomina delegado recaudador, pero no para hacer una presencia que lleve respaldo a los artistas y compositores de esta parte del país.

Boyacá 7 días intentó infructuosamente conocer la posición sobre el tema del representante de Sayco y Acimpro, Carlos Eduardo Díaz Moreno.

Proyecto de reforma En el Congreso de la República está en curso el proyecto de ley 249 de 2000 que pretende modificar las normas que regulan el derecho de autor y del cual son ponentes los representantes María Clementina Vélez Gálvez, Alonso Acosta Osio y Hernando Carvalho Quigua.

El proyecto en mención modificaría el Artículo 159 de la Ley 23 de 1982 que quedaría así: Para efectos de la presente Ley se consideran ejecuciones públicas las que se realicen en teatros, cines, salas de concierto o baile, bares, clubes de cualquier naturaleza, estadios, circos, restaurantes, hoteles, establecimientos comerciales, bancarios e industriales y, en fin, donde quiera que se interpreten o ejecuten obras musicales, o se transmitan por radio y televisión, sea con la participación de artistas, sea por procesos mecánicos electrónicos, sonoros o audiovisuales.

No pagarán derechos de autor los establecimientos comerciales cuya principal actividad económica no requiera en esencia para su desarrollo, de la ejecución pública de la música .

Según la asesora jurídica de la Cámara de Comercio de Duitama, Olga Infante, este proyecto debe ser objeto de modificaciones, pues -por ejemplo- no entiende por qué se incluyen allí las entidades bancarias.

Iván Mariño Silva, secretario de gobierno de Duitama.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.