GAITÁN AL ARZOBISPO: PRECISAMENTE POR ESO!

GAITÁN AL ARZOBISPO: PRECISAMENTE POR ESO!

Se anuncia en estos días la reapertura de la Casa Museo Jorge Eliécer Gaitán que, recordando un nuevo aniversario del matrimonio de Gaitán con Amparo Jaramillo, desarrolla en un seminario de estudios el tema de la unidad de lo diverso . Tema que preocupó desde muy joven a Gaitán y que encuentra en su propio matrimonio, ella por lo católico y él por lo civil, una ilustración del respeto, la concordia, la comprensión, que tanta falta nos siguen haciendo. Gaitán dijo en 1915, cuando solo tenía 17 años, o menos según algunos biógrafos: Lo real es uno para todos. La realidad es diferente para cada uno . Y agregó, con la sorprendente intuición que lo caracterizaba: El mundo no existe como mundo, sino como asiento de un proceso desconocido... Lo que lleva a Gaitán a preguntarse entonces: Será esta la realidad real o será la realidad mía? Fue el mundo como yo lo creía o como él era? Es hoy como lo creo, o será como lo he creído? Quién ha de respondernos?

27 de mayo 1992 , 12:00 a.m.

Interrogantes agustinianos que encontraban en Gaitán, diez años después, respuestas clarividentes: 1o. La realidad es imaginación ; 2o. La fuerza de los recuerdos, más que en sí mismos, se expresa en otros que reciben su influencia ; 3o. La cultura es un repertorio de convicciones que rigen realmente la existencia de un pueblo... Cultura no es lujo, es adquirir conciencia de sus convicciones y del medio histórico en que se actúa, es elevar su nivel de vida de acuerdo con su tiempo... Tenía razón Gaitán, y se la dieron luego pensadores tan ilustres como Foucault y Bachelard. Y se la dio también la redescubierta historia de América. Medio siglo después América entera lo confirma. Y lo real-maravilloso domina el continente.

En la sociedad de los años 30 una personalidad tan compleja y tan multifacética como es la de Gaitán no puede pasar inadvertida. Todas sus palabras y todos sus actos, aún los más íntimos y personales, se prestan para la discusión y la polémica entre los intelectuales y los políticos de entonces. Todas sus acciones, grávidas de modernidad, tienen como norma la justicia. Su voz conmueve al país profundo, al país vital. La radio lleva a todos los rincones de la nacionalidad el tono moral de su oratoria rauca, apasionada y compasiva, en la que se identifican todos los humillados y ofendidos de aquel tiempo. Es el amigo, es el inspirador, es la esperanza...

De ahí que su propio matrimonio, el 26 de mayo de 1936, al que asiste como testigo el doctor Eduardo Santos, director de EL TIEMPO y futuro presidente de la república, se convierta en suceso nacional. El archivo de Gaitán está repleto de cartas, telegramas, tarjetas, en las que el pueblo de Colombia, en todos sus estamentos, augura felicidad a su dirigente. Aquí también Gaitán es fiel a sus convicciones y a su lema de vida: lo común en lo diverso . Sin obligar a la otra parte, contrae matrimonio por la ley civil y Amparo Jaramillo por el rito católico, en derecho canónico In faciae eclessiae extra misam .

Cuando el Excelentísimo y Reverendísimo Arzobispo de Medellín (que ha autorizado expresamente las nupcias de acuerdo con el Canon 1065, parágrafo secundo), insiste en que Gaitán firme un documento asegurando la educación religiosa de sus hijos futuros, Gaitán se niega. Y cuando el Arzobispo le dice que se trata de un documento privado, que no se hará público, Gaitán responde: No firmo precisamente por eso!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.